A UNA SEMANA DE LA OCUPACIÓN

Alacranes picaron a un niño y a una mujer en “Toma Neuquina"

Dramas que se desprenden de la necesidad habitacional que padece la ciudad. Además, víctimas de violencia se refugian de sus parejas golpeadoras.
sábado, 8 de febrero de 2020 · 22:00

La “Toma Neuquina”, deja en descubierto no solo una necesidad habitacional que urge en la ciudad de la Vaca Muerta, sino también, pone en la mesa un drama social que aún no se ha podido abordar con políticas necesarias. Un niño y una mujer fueron picados por un alacrán en menos de 24 horas en el pulmón ocupado por unas 1200 familias.

Se cumple una semana de que 45 familias, en un primer momento, con sus carpas y ollas se instalaron en el gran predio de la meseta capitalina, ubicado en calle Casimiro Gómez a metros de Autovía Norte. Unas 50 hectáreas son “habitadas” por los ocupantes. Los niños y las mujeres embarazadas son la mayoría, que aún, con orden de desalojo enviado el martes pasado por la Justicia neuquina ante el pedido del fiscal Marcelo Jara, no van a retirarse; “vamos a resistir como sea”, es lo que se repite en el lugar. 

Un niño de unos 8 años y una mujer de 44 años fueron picados por alacranes. Ambos están fuera de peligro. En el caso del menor, ocurrió este viernes pasadas las 17 horas, mientras que en el segundo caso sucedió este sábado pasadas las 12 del mediodía, la víctima asustada se dirigió en auto particular al Hospital Heller, antes de llegar fue abordada y asistida por una ambulancia del SIEN, que la asistió con las primeras curaciones. Ambos, fueron dados de alta. 

Las condiciones sanitarias en dicho lugar no son las óptimas, para nadie, mucho menos para menores, embarazadas y adultos mayores. Con el paso de las horas, se va destejiendo y quedando en evidencia los problemas que no sólo se padecen en una toma, sino, en la gran mayoría de los barrios capitalinos. 

En una recorrida realizada por el periodista de este medio, Rodrigo Cataño, quién dialogó con Emanuel López, delegado de los ocupantes, manifestó preocupación ante la cantidad de mujeres y jóvenes, que llegan a "refugiarse", en búsqueda de contención y escapandose principalmente de sus esposos, parejas y ex, que las golpean. Es decir, víctimas de violencia de género, que no han encontrado respuestas en la justicia y han visto, solo "un respiro" en la Toma Neuquina. 

 

Comentarios