Coronavirus

Depresión y fake news, un cóctel más peligroso que el virus

El largo encierro tiene consecuencias. Mezclado con la adicción a las redes sociales, puede ser todavía más peligroso.
martes, 24 de marzo de 2020 · 17:37

El aburrimiento y la depresión son los enemigos a vencer en una cuarentena que pinta para larga. Los neuquinos, en estos días, tendrán que tomar prevención de estos factores inevitables en un relativo encierro prolongado. Y el cuadro puede agravarse, si se cae en la maraña de informaciones distorsionadas o falsas que ofrecen, como menú barato y al paso, las redes sociales.

¿Cuántas descripciones “científicas” del coronavirus han circulado por whatsapp? ¿Cuántos apocalipsis se han pronosticado desde Facebook, Twitter… mencionando a fuentes aparentemente serias y fundadas? Innumerables.

En estos días, la función del periodismo es sumamente importante. Y exige una revisión hacia adentro, una introspección. Porque ya hace tiempo que muchos periodistas (no todos) asumen a las redes sociales como fuente de información. Y no lo son. Las fuentes, para el periodista, siempre deberán ser más de una, y tener nombre y apellido, o publicación científica de veracidad comprobable. De lo contrario, se sumará a la larga lista de alarmismo sin sentido, muy peligroso.

Una persona aburrida, deprimida por el aislamiento, es más susceptible que lo habitual de ser convencida que ha llegado el Armagedón. Pero no ha llegado el fin del mundo. No llegará, ciertamente, por el coronavirus. Las cifras de la pandemia son bastante claras: en todo el mundo, a la hora de escribirse esta nota (5:12 PM), había un total de infectados en el mundo de 414.277 personas. De ese total, habían muerto 18.557; y se habían curado 107.806.

En Argentina, habían muerto 6 personas. Es razonable proyectar que los números aumentarán en el país, pero la proyección debe ser día por día, porque las medidas de aislamiento incidirán en un freno previsible a la expansión de los contagios.

Esto es lo que se puede constatar de fuentes científicas y publicaciones responsables. Que, es evidente, deberían ser las únicas consultadas para fines informativos.

Comentarios

Otras Noticias