Trasladaron obreros en el semi de un camión

La Justicia Federal va contra Trappa por trata de personas

El juez de La Pampa pidió las cámaras de la base de Vía Bariloche en Cipolletti, adonde llegaron los hacheros chaqueños.
miércoles, 1 de julio de 2020 · 01:01

El Juzgado Federal de La Pampa y la Justicia provincial tienen probado que la familia Trappa introdujo a esa provincia de manera ilegal a un grupo de obreros rurales que venían del Chaco. También tienen pruebas de que justo antes de una inspección, fueron sacados escondidos en el semi de un camión de Vía Cargo que llegó a Cipolletti. Claro que para sus pares de Río Negro lo que sucedió hace más de un mes en la base de la empresa a la vera de la Ruta 22, es sólo una cuestión administrativa, porque dos hacheros no tenían permiso de circulación, aunque nada importó de cómo llegaron hasta allí desde la Cabaña Curacó de General Acha, propiedad del mismo grupo empresarial.

El Juez Federal Juan Baric avanza en la investigación por posible “trata de personas con fines de explotación laboral” en la Cabaña Curacó. También la Justicia de La Pampa también tramita una causa por violación de la cuarentena y de la prohibición de los obreros rurales ingresar a la provincia.

Está comprobado en ambos expedientes que en plena cuarentena y después de negarle el ingreso a La Pampa en dos puestos camineros durante la cuarentena, los 18 peones chaqueños fueron ingresados de manera ilegal y estuvieron realizando tareas de desmonte en la Cabaña Curacó de General Acha. Y se confirmó que son los mismos que llegaron a Cipolletti escondidos en el semi precintado de un camión de Vïa Cargo. Ambas empresas son propiedad de la familia Trappa.

Las actuaciones policiales de Cipolletti fueron enviadas a La Pampa y forman parte de las dos investigaciones. Allí aparecen los nombres y DNI de los hacheros chaqueños, que son los mismos que quedaron asentados en los destacamentos camineros de La Pampa, donde no los dejaron ingresar a la provincia.

También, como parte de las medidas de prueba ordenadas, el Fiscal Federal Leonel Barbellaes solicitó vía exhorto a al fiscal Martín Pezzetta del Ministerio Público rionegrino que envíe las cámaras de seguridad de la Ruta 22 y de la base de la empresa Vía Bariloche en Cipolletti. Las grabaciones del 23 de mayo serán muy importantes para determinar cómo llegaron los hacheros chaqueños en plena cuarentena al Alto Valle sin figurar en los registros de ingreso a Río Negro.

La hipótesis que maneja la justicia pampeana es que la familia Trappa se enteró de una inminente inspección de a la Cabaña Curacó y tuvieron  que sacar de apuro a los obreros. Como no tenían autorización porque no habían ingresado de manera legal a La Pampa, nada mejor que esconderlos en un camión de su propia empresa destinado para encomiendas debidamente precintado, y llevarlos a un terreno seguro como es la base de la Vía Bariloche -perteneciente al mismo grupo económico- en Cipolletti, donde los subieron en un colectivo y de allí viajaron hacia Buenos Aires.

Extrañamente, la Justicia rionegrina no investigó nada de los sucedido y sólo se limitó a hacerle una causa a dos de los 18 hacheros por no tener permiso de circulación.

Durante los días que los hacheros estuvieron desmontando el campo en General Acha, vivieron en condiciones infrahumanas, en un colectivo abandonado. La comida la tenían que retirar de una proveduría de la misma empresa y se las descontaban del pago. El juez Baric tiene probado que los hacheros trabajaron en negro sin que ninguno figure en los registros laborales.

Comentarios

Otras Noticias