ETERNA INFANCIA

Gracias a ellas, muchos siguen gritando ¡Opi!

Tres hermanas continúan la tradición familiar, invirtieron y ahora tienen la única fábrica de bolitas del país y de sudamérica.
domingo, 21 de noviembre de 2021 · 01:00

Ni materiales modernos y pegajosos como el slime, ni los orientales de goma pop it. Estas tres hermanas santafecinas apostaron a tener y mantener abierta una fábrica de bolitas.

Silvina, es una de las tres hermanas Chiarlo que apostaron a continuar con esta fábrica de uno de los juegos clásicos de la infancia de los adultos de hoy. Comentó en AM550 que la empresa nació en el año 1953: "Tuvo sus altibajos la fábrica, hubo años que tuvimos que cerrarla, hubo otros en los que se vendió un montón.... ya no daba más para tres socios, mi papá y mi tío ya se habían retirado... seguí yo, trabajé durante 10 años junto a los hijos de los otros socios".

Gracias a la entrevista realizada por el periodista Sergio Sarachu, para Mejor Informado Radio, sabemos ahora que desde San Jorge, provincia de Santa Fe, se fabrican las canicas que grandes y chicos usan para jugar en Argentina y Sudamérica.

Las hermanas Chiarlo, dueñas de Tinka

Fue en plena pandemia que junto a sus hermanas, decidieron comprar la fábrica: "nosotras nacimos con esto, vivimos acá adentro, nos pusimos de acuerdo, hicimos una oferta y la compramos".

Y las bolitas se vendieron de una manera "impresionante", explicó, diciendo que sin dudas, se convirtieron en una salida de la tecnología, además de que la bolita une amigos y familias.

"La bolita entretiene, se puede usar adentro y afuera, se puede jugar de a grupos pequeños, con 3 ó 4 chicos, es suficiente".

En la fábrica Tinka hacen cuatro tipo de bolitas mas lo bolones: vergel, onix y pétalos; además de la bolita que no tiene color, que es la que se utiliza para colocar dentro de los aerosoles.

 

¿Cómo se juega a las bolitas?

Si bien existen diversas maneras de jugar, el objetivo del juego es embocar la bolita propia en el hoyo o agujerito que se hace en la tierra, denominado OPI, además de "quemar" las otras bolitas. Eso significa pegarle a otra bolita con la propia. Cuando un jugador emboca la bolita, tiene el tan ansiado ¡OPI! Y el jugador que tiene el opi, se hace acreedor de cada bolita que haya quemado. Sólo se necesitan bolitas, precisión, puntería, tierra, y un golpecito con el dedo pulgar.... 

La historia, contada por una de sus protagonista en diálogo con Sergio Sarachu, en este video: 

 

 

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias