Nido de las manos

"La defensa personal es tener una opción"

Es mejor saber y nunca necesitarlo, que necesitarlo y no saber.
lunes, 28 de octubre de 2019 · 22:54

Por María Marta Martínez

¿Por qué deberíamos saber defensa personal? No sólo porque el resultado de cualquier situación de violencia es incierto, sino porque nunca se sabe cuándo puede suceder una situación difícil. 

La defensa personal es un conjunto de habilidades y técnicas que tienen como fin impedir o repeler una agresión por parte de otra persona. Así de simple es la definición de lo que puede marcar la diferencia entre sufrir un ataque o librarse de él. 

En Neuquén, cada vez son más las personas que participan de talleres de defensa personal y, aquellos que son dirigidos a mujeres, son los más convocantes.

Andrés Henríquez es profesor de la academia de artes marciales “NQN Brazilian Jui-Jitsu” y es cinturón negro en ese arte marcial de origen japonés. Hace 15 años ejerce la docencia. A través de la organización solidaria “Red Neuquén”, dicta talleres gratuitos de defensa personal, diseñados en base a las técnicas más simples del Jiu Jitsu, que resulten más útiles para la defensa ante una agresión ya sea en la calle, en un asalto, por violencia doméstica o una agresión sexual.

Además de las técnicas de defensa, en sus clases también se trabaja la seguridad, la autoestima y la confianza personal, dado que “saber que contamos con herramientas de defensa personal nos vuelve menos vulnerables, sin importar si somos hombre o mujer”, asegura. Aquí nos cuenta de qué se tratan sus talleres. 

¿Qué aprendemos en los talleres de defensa personal?

En nuestros talleres no enseñamos un arte marcial en particular, sino que damos a conocer técnicas que nos ayuden a reaccionar ante una situación puntual. Por eso, no trabajamos para un enfrentamiento “golpe a golpe” contra un hombre sino que hemos desarrollado un sistema anti violación y anti secuestro con técnicas simples y que no necesitan gran estado físico, en el cual hacemos hincapié en puntos que creemos que pueden aportar una solución más rápida y sencilla para cualquier persona.

¿En qué consisten esas técnicas?

Trabajamos con las técnicas del arte marcial Jui-Jitsu, que son muy naturales para nuestro cuerpo y está basado 100% en el suelo. No se hace ninguna acrobacia ni se necesita mucho entrenamiento físico. Recreamos movimientos que hacemos naturalmente desde que somos niños pero que después, al ponernos de pie, vamos olvidando y así, olvidamos movimientos que podíamos hacer en el suelo. Entonces, simplemente, consiste en volver a tener un reflejo corporal que el cuerpo conoce desde que la infancia.

¿Y cómo se enseña?

A diferencia de otros talleres, acá tratamos de naturalizar reflejos que teníamos olvidados pero que son muy naturales entonces es como cuando andas en bicicleta, no vas pensando que no vas a poder, sino que son un conjunto de movimientos que nos resultan naturales. En este caso, son movimientos que te van a ayudar a impedir situaciones anti secuestro y anti violación.

¿Cómo es alguna de esas técnicas?

Básicamente, nos ayuda a usar el peso natural de nuestro cuerpo contra un enemigo más grande. Por eso, cuando nos atacan ante una situación de secuestro lo que tenemos que hacer es tirarnos al piso para sacar al agresor de su contexto natural. El agresor puede llevarte a la rastra pero no está acostumbrado a cargar un lastre. Lo principal es cambiar el objetivo de un ataque y, al tirarnos al piso o sentarnos, vamos a dificultar casi todo lo que nos quieran hacer. También enseñamos cómo soltarse cuando te agarran de las manos y a atacar las articulaciones para provocar un dolor más fuerte pero sin que parezca un golpe, porque un golpe se responde con otro golpe. Siempre es mejor atacar a las articulaciones y que parezca una defensa antes que atacar al agresor.

¿Qué particularidad tiene la defensa personal para mujeres?

La defensa personal es importante en toda la población, incluso en niños, pero creemos que la mujer es más vulnerable a la acción por secuestro o violación. Hay una estadística que dice que 3 de cada 10 niñas van a ser abusadas entre los 5 y los 18 años. También hay gran peligrosidad con la trata de mujeres o el secuestro. Entonces, la defensa personal para mujeres debe ser algo sencillo de aprender para que en un sólo curso te lleves algo que sea útil, que recuerdes y que no necesites una práctica continua.

¿Qué cambios notas en la actitud de las mujeres que hacen el curso?

Creo que lo más doloroso para algunas víctimas es no haber sabido cómo reaccionar. Una vez hecho un daño de este tipo a una persona es muy complicado salir adelante. Queda muy traumada. Y hemos tenido chicas que han sufrido agresiones de toda índole y al realizar los cursos han hecho un gran cambio: han podido aliviar la angustia de no saber cómo reaccionar, de no haberse podido defender. O también, le da tranquilidad saber que en una situación futura, sabrán qué hacer. Tenemos el caso de una chica que luego de que hizo el curso la intentaron secuestrar y pudo defenderse. Eso nos da la pauta de que vamos por buen camino.

¿Qué nos garantiza la defensa personal?

Lo peor es mostrarse vulnerable. Los delincuentes tienen cierto “olfato” y suelen atacar a víctimas más vulnerables. Entonces, cuando una persona está segura porque sabe, el agresor se da cuenta y lo evita. Saber defensa personal es, principalmente, tener opción. 

¿Por qué deberíamos saber de ella?

Como dice nuestro lema, siempre es mejor saber y nunca necesitarlo que necesitarlo y no saber. Saber te brinda seguridad. Siempre hacemos hincapié en que además de ser una herramienta que nos da una opción ante un ataque, hoy en día es también una necesidad. Esto no es un hobby o un deporte, es algo útil y necesario. 

Después de indagar un poco sobre lo que esto significa, la defensa personal vuelve una defensa vital. 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias