Nido Blando

Lectoras voraces

Hay un grupo de lectoras patagónicas, integrado por mujeres de todas las edades, que hace 7 años se juntan a compartir sus lecturas y encuentran en los libros la posibilidad de vivir mil vidas.
martes, 18 de junio de 2019 · 18:38

Por María Marta Martinez

 

Hay muchos grupos de lecturas en Facebook pero en éste, la diversidad de mujeres es lo que lo hace especial. Amas de casa, docentes, bioquímicas, casadas, solteras, que van de los 20 a los 70 años, y sin tocar temas de política o religión, se encuentran en el Grupo Patagónico de Lectura para compartir sus impresiones sobre distintos libros que han leído.

A partir de allí, se disparan varias dinámicas espontáneas en las cuales hay de todo: la que aún no leyó un título y capaz que se siente tentada por los comentarios de otra y lo elige; la que conoce el libro que otra comentó y se suma para dar su propia percepción; la que está atravesando una situación difícil y encuentra en la recomendación de otra mujer, una lectura que la ayuda a superar el mal momento.

De esta forma, estas mujeres (que son sólo mujeres porque descubrieron que así todo fluía), tejen una gran red de experiencias compartidas que las une y las motiva a seguir leyendo cada vez más y más y más.

“Gracias a la lectura, se han hecho lazos de amistad entre nosotras, nos hemos unido como mujeres. El libro nos ayuda a ver nuestros problemas desde otro contexto y además, ayudamos a las escritoras a difundir sus trabajos. Por eso, nuestra única política son los libros y ayudarnos desde lo afectivo”, explica Mónica Cabeza, la creadora y administradora (junto con Adriana Díaz de Cipolletti) del grupo de lectoras que cuenta con 844 integrantes activas, entre lectoras de todas partes de la Patagonia (Bolsón, Viedma, General Roca, Neuquén, etc.) y escritoras que comparten, debaten y se acompañan a diario. 

Foto: Mónica Cabeza, creadora y una de las administradoras del grupo.

Foto: Adriana Díaz (der.) es la otra administradora del grupo.

Cada una de las lectoras (que son principalmente de la Patagonia pero pueden sumarse lectoras de cualquier lugar), lleva su agenda libre de títulos “leídos” y “por leer”, de escritoras locales, nacionales o internacionales auto publicadas y de cualquier género (autoayuda, fantástico, histórico-romántico, erótico, homoerótico, etc.). Avanzan en las lecturas a gusto y piacere y van compartiendo sus experiencias en el grupo de Facebook.

“Es muy difícil proponer una lectura. Hemos tratado de hacer reuniones para debatir un libro por mes pero no hemos podido porque somos mujeres con muchísimas ocupaciones que leemos cuando podemos. Y creemos que la lectura no tiene que ser una obligación, sino una pasión”, asegura Mónica sobre la imposibilidad de imponer una rutina fija en este ondulante e inquieto grupo.

Meriendas Literarias

Todas estas lecturas colectivas y compartidas en lo virtual, tienen como corolario las Meriendas Literarias donde estas mujeres se encuentran face to face entre ellas y también con sus escritoras favoritas. “Cada tanto y cuando alguna de las escritoras que nos gustan están de gira por el país, y pasan por nuestra región, las invitamos como hicimos con Anabella Franco o Sabrina Mercado” cuenta Mónica.

Durante las Meriendas Literarias, que duran unas 4 horas, las lectoras se reúnen para charlar y tener un encuentro cercano con la escritora convocada que cuenta su historia, sus experiencias con la escritura, con cada uno de sus libros y, muchas veces, comparte detalles sobre su vida personal. Luego, hay un espacio para que las lectoras comenten sus experiencias y le hagan preguntas (sobre lo que se les ocurra). 

Luego de la charla, y mientras se disfruta del mate, el café y las exquisiteces que cada una prepara para el evento, llega el momento de la firma de ejemplares. “Cuando tenés un libro firmado por una escritora que te encanta, para nosotras es un tesoro”, dice Mónica y asegura que los encuentros son momentos inolvidables porque “a cada lectora, el libro le toca un punto distinto y que cada una pueda charlar frente a frente con la escritora y hacerle una devolución sobre lo que leyó es hermoso".

En la última merienda, que se realizó el 8 de junio, la invitada fue la escritora cordobesa, dedicada casi exclusivamente al género erótico romántico, Marta D´Arguello. Más de 20 mujeres compartieron con Marta cómo se sintieron con ese género y hasta alguna se animó a decir que había algunas escenas que le habían devuelto el erotismo que no vivenciaba desde su juventud.

Foto: Escritora Marta D´Arguello.

Foto: una de las lectoras junto a la escritora Marta D´Arguello.

Todo comenzó con un libro

“Yo vivía en Las Grutas. Imaginate que en invierno no hay mucho para hacer. Entonces, con un grupo de chicas leíamos un libro y nos juntábamos una vez a la semana y lo charlábamos. Cuando me volví a Neuquén, me sentí muy sola, ya no tenía con quien charlar entonces armé el grupo de lectura en Facebook donde seguíamos compartiendo y debatiendo lo que leíamos con las chicas de Las Grutas. Y así, de a poco, fuimos integrando a otras mujeres, el grupo fue creciendo y un día dijimos: ¿qué pasa si le mandamos a Ángeles Ibirika (una escritora española) una invitación? Le propusimos integrarse al grupo y deliberar sus libros con ella y con un cariño tremendo nos dijo que sí. Fue la primera escritora que ingresó al grupo. Y así, a medida que íbamos leyendo, íbamos descubriendo otras escritoras”, recuerda Mónica.

Foto: Relación prohibida y Quédate en el pasado, dos títulos de Marta D´Arguello comentados durante la última merienda literaria. 

Mariel Ruggieri, María Border, Cristina Bajo, Florencia Bonelli, la neuquina Marisa Citeroni son algunas de las escritoras que participan de este grupo de lectoras. “Cuando yo vivía en Las Grutas una amiga me regaló el libro Indias Blancas de Florencia Bonelli que me voló la cabeza. Florencia Bonelli es una escritora sublime. Es una mujer tremenda que a muchas mujeres las ha rescatado, las salvó, las hizo crecer y encontrar un refugio en el libro”, dice Mónica que desde ese entonces lee todo el tiempo, en cualquier lugar, en papel o digital.

Horizonte de letras

Entusiasmada porque hace poco el Grupo recibió una propuesta para una beca desde Nación, Mónica cuenta que el próximo objetivo es poder formalizar este grupo bajo la figura de una ONG “y poder estar presentes en las ferias de los libros o traer escritoras destacadas con mayor regularidad y seguir sumando lectoras”. Porque de acercar y unir se trata toda esta movida y porque para ellas, como retruca Mónica, “la lectura tiene que unir porque estamos muy separados como sociedad y este grupo lo que quiere es ayudar a través de los libros”.

 

 

 

87%
Satisfacción
12%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias