Nido de la tierra

Los locos del lago

Para los simples mortales, ellos son “los locos que se tiran a nadar en las aguas glaciares de la Patagonia”. Pero lejos de estar locos, Facundo y Jorge encontraron en la natación de aguas frías una conexión diferente para reafirmar que el paisaje y la naturaleza que nos rodea son increíbles.
lunes, 16 de septiembre de 2019 · 12:46

Por Cecilia Russo.

Fotos: Marcelo Muñoz

Domingo. 11 de la mañana. El clima obliga a campera, gorro, bufanda y mate calentito. Pero en una playa sobre las costas del lago Nahuel Huapi, en Bariloche, Facundo Palumbo y Jorge Nemi Yañez, nos esperan solamente con antiparras, malla y gorra de baño. Están listos para sumergirse en el agua que no supera los 6 o 7 grados de temperatura. “¿No trajeron traje de baño?”, bromean y nos invitan a ser parte de su aventura, del deporte que eligieron con pasión para poner el cuerpo en acción y conectarse con toda la naturaleza. “Es una experiencia 100% patagónica”, garantizan; “pero sólo para aquellos que están convencidos”.

Es así que hace poco más de un año, Facundo y Jorge conformaron la agrupación barilochense de NAF (Nadadores de Aguas Frías), una ONG nacional que impulsa la natación de aguas abiertas frías sin límites geográficos ni climáticos. “En agosto de 2018 se realizó en Villa La Angostura una clínica de aguas frías. Ahí nos conocimos y nos fuimos metiendo de lleno, todos los fines de semana, sumando cada vez más gente”, cuenta Facundo, quien el resto de los días es profesor de Matemáticas y kayakista.

“Desde chico empecé a nadar en pileta, hacía natación. Pero quería nadar al aire libre todo el año, no solamente en la época estival. Empecé a meterme cada vez más en el agua fría y después no lo pude dejar”, recuerda Jorge, oriundo de Entre Ríos y con toda una historia muy cercana al mundo acuático.

Nadar en el hielo
Donde exista la temperatura más baja, hacia allí van: “En junio, el lago Gutiérrez se enfría mucho más que el Nahuel Huapi porque al ser más chico copia la temperatura del ambiente. Entonces vamos al Gutiérrez. Vamos buscando las temperaturas más bajas”, explica minuciosamente Jorge, con una planilla de registro, no sólo de la progresión de los nadadores sino además de las condiciones de los lagos.

Foto: Gentileza NAF Bariloche.

Así también, realizar la actividad depende mucho del clima que haya ese día. El único impedimento es que corra mucho viento o la presencia de tormenta eléctrica. Los lugares por excelencia en Bariloche son Puerto Moreno -sobre las costas del Nahuel Huapi-, lago Gutiérrez o laguna El Trébol. En esta última, el pasado julio, durante la última gran tormenta de nieve, su superficie amaneció congelada y se convirtió en el escenario ideal para hacer unas “brazadas” bajo hielo.

Foto: Gentileza NAF Bariloche.

“Veníamos siguiendo la temperatura de la laguna y sospechábamos que se iba a congelar porque esos días estaba a 3° y venía bajando. Nadamos y durante la nevada fuimos a controlar la temperatura y nos encontramos con la capa de hielo.  Fue la primera experiencia….hermosa.  Donde encontramos la corteza más débil, abrimos con serrucho sólo dos ventanas para no romper todo el hielo. Hicimos, primero unas inmersiones y después unos subacuáticos, bajo una capa de 10 cm de hielo y una temperatura que variaba de 0,6° a 1°. Unas imágenes increíbles, unos colores que nos hacía acordar a Ávatar (película). Fueron segundos inolvidables”, relata Facundo.

Día de entrenamiento

Claramente, practicar natación de aguas frías no se puede desarrollar de un día para el otro. Es algo progresivo. “El entrenamiento se basa en meterse al lago constantemente, sin cortar, no dejar en todo el año, y complementar con gimnasio y natación en pileta para mejorar la técnica y aumentar la resistencia en el agua. Es fundamental no dejar para que el cuerpo no se olvide cómo reaccionar bajo esas temperaturas. Además, básicamente, hay que ir mentalizado y cuidar la salud”, explica Jorge.

Luego, con la decisión tomada y las patas en el agua, “uno entra normal hasta la cintura. Ahí te mojás las muñecas, los codos, los hombros, la cara y así el cuerpo se aclimata y entiende la temperatura a la que se va a sumergir. El nado en aguas frías es mucho más lento que en pileta o en verano”, prosigue.

Pero lo más importante del entrenamiento y de la práctica (y lo que debe aceptar hacer cada persona que quiera nadar junto a NAF Bariloche), es: “Tenemos una serie de protocolos de seguridad que nosotros vamos siguiendo al pie de la letra: controlamos el tiempo de exposición en el agua, controlamos el tiempo de recuperación. Si ingerimos alcohol el día anterior, como eso hace que el cuerpo pierda calor más rápidamente, usamos el doble gorro de látex y una boya de seguridad; controlamos el color de la piel y nunca nadar solo, siempre con alguien afuera, observando”.

“En el lago tenemos una rutina de nado y hay veces que nos quedamos en el agua unos minutos más, charlando, sacando fotos, disfrutando de manera tranquila, porque sabemos que la situación está bajo control”, comenta.

Experiencia 100% patagónica

Sumergirse en las frías aguas de los lagos patagónicos, claramente, rompe con el mito de que en invierno no te podés meter al lago: “Te permite estar en contacto con algo muy característico de la Patagonia: el frío, el agua, el viento, la nieve. Y vos estás ahí, sólo con una malla, con el cuerpo 100% en contacto con la naturaleza”, cuenta Facundo.

Eso sí, antes de entrar al agua, existe un momento bisagra, y a modo de confesión dice que  “siempre me pregunto qué carajo estoy haciendo acá. Después, cuando me meto, la sensación es fascinante y empiezo a volar. Adentro, es todo disfrute”.

Por su parte, Jorge, insiste en que  “tiene sensaciones indescriptibles. Una sensación de euforia muy fuerte, se liberan endorfinas y hasta se siente calor”.

Hacia donde nos lleve la corriente

“Es un privilegio nadar en estos lugares, por la pureza de sus aguas, la diversidad de colores, los paisajes, la flora y la fauna. Es único. Para el que le gusta la natación de aguas frías, Bariloche es el lugar”, coinciden.

Queda tanto por descubrir de la Patagonia que la invitación, ahora, no conoce ni de temperaturas ni de épocas del año. Sólo hay que respirar profundo, tomar coraje y sumergirse en las aguas de los lagos, lagunas y ríos de nuestro sur. 

Encontrá a NAF Bariloche Facebook e Instagram

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias