Nido de laTierra

Fenómeno bikejoring: el deporte que salvó al mushing de la extinción

Por la "Callecita de los presos", por la misión baja, o por la zona del basural; antes de la cuarentena, no era raro ver vecinos ushuaienses andando por el bucólico paisaje del Fin del mundo con esta nueva forma de mushing urbano.
jueves, 16 de abril de 2020 · 00:05

Son las 4 de la madrugada. Miguel se levanta y prepara una sopa (poco caldo y mucha agua) para su familia de 12 perros de trineo (Manli, Sol, Cronos, Luz, Mancuello, Merlin , Drake, Puchaki, Shima, Alegría ,Mengunje,Winie y Watson ). Mientras espera que terminen de desayunar, Miguel hace lo propio. Unos matecitos en su casa en el medio del bosque ushuaiense. Sin luz, sin gas , sin agua. Salamandra y leña. 

Una vez desayunados todos comienza el entrenamiento. 

“Estamos en pretemporada, El entrenamiento consiste en levantarse muy temprano. A las horas de la madrugada porque es cuando más frío hace. Busco acostumbrarlos a correr en temperaturas lindas así rinden más y el perro se acostumbra  a rendir más. Ahora salimos a correr poco, entre 10 km por dia, porque estamos formando más que nada la musculatura. Para después imprimirle algo de velocidad. El entrenamiento lleva una hora, hora y media. Volvemos. Desayunamos por segunda vez. A la tarde hacemos un estiramiento, una recuperación activa que se usa en atletas, que es salir a caminar nomas.” nos cuenta Miguel Islas Casares, musher desde hace varios años. 

Emiliano es otro de los bikejorings del fin del mundo.

 

Miguel se formó en Alaska y en Noruega donde fue discípulo de una de las grandes maestras del mushing mundial y referente del entrenamiento amoroso, Sigrid Ekran. Cuenta Miguel que aún le resuena en su mente el mantra de su gurú:  “enfocáte en que estén sanos y felices”, y ahora es él mismo quien enseña del bikejoring respetado en la Argentina. 

Miguel y su familia.

 

Mi familia somos 12 perros y un humano

“Mi día gira en torno a sus necesidades. Mi familia somos 12 perros y un humano. A la mamá y al papá de mis perros los traje de Noruega . Con ellos arrancó mi familia. Son tres generaciones, tienen entre 5 a 3 años y medio. Ellos son: Manli - el papá-  ( es el único perro en Sudamérica que terminó la carrera más larga del mundo. 1800 km en Alaska. Es hijo del perro que fue el Maradona del mushing mundial. Su genética asusta y además tiene un carácter que es un amor ). La mamá de la manada es Sol (falleció en noviembre). La primera camada son Cronos, Luz, y Mancuello. Después llegaron Merlin , Drake, Puchaki, Shima, Alegría y Mengunje. Y los más chiquitines son Winie y Watson.”

 

"Si vos hiciste bien las cosas con tu perro) si tu perro confía en vos, él deja de pensar en él y sólo acata tus pedidos. Y así se genera algo muy positivo con ellos pero a la vez significa una gran responsabilidad del musher"
 

 

Rompecabezas y culipatin 

Originalmente el mushing era una forma de transporte en el que se usaban  perros de tiro y esquís para desplazarse por superficies nevadas. Actualmente  se convirtió en un deporte con cada vez más seguidores. 

Bikejoring es la suma de la palabra inglesa bike (bicicleta) y la palabra noruega (kyor), que significa “conducción de bicicleta”. Actualmente es una forma de mushing urbano que también contempla la posibilidad de hacer el deporte con snowboard, trineos, rollers y hasta con culipatín.

“El bikejoring surge de la necesidad que tienen los perros de hacer ejercicio, y es una gran variante cuando no hay nieve. Yo sólo los engancho del arnés (no del collar) entonces es sólo su motivación lo que los lleva adelante y el entrenamiento es igual al de un atleta. El perro tiene un metabolismo mucho más atlético que el nuestro y no tiene la parte mental (si vos hiciste bien las cosas con tu perro) si tu perro confia en vos, él deja de pensar en él y sólo acata tus pedidos. Y así se genera algo muy positivo con ellos pero a la vez significa una gran responsabilidad del musher. Las velocidades se manejan en torno al bienestar de los tres, el ritmo también , las pasadas también. El cuidado de estos animales es esencial, es la parte más importante. A mi lo que más me atrae es el cuidado a ese rompecabezas que hay que armar para que el perro esté sano, física y mentalmente. Me encanta andar con los perros así. Se siente mucha potencia. Es muy lindo porque corres con ellos. Los perros te llevan pero ademas vos tambien pedaleas así que es un plus de energía.” 


 

Salvados de la extinción 

Miguel no es el único. Él nos cuenta sobre Emiliano. “Tenes que hablar con él. Está haciendo una movida re copada por difundir el deporte entre los vecinos de Ushuaia”.

Y hablamos con el Emiliano entonces.  Es uno de los mushers más jóvenes de la Argentina (parte de una generación de mushers que salvó de la extinción al oficio). Trabaja en el centro invernal Nunatak donde  coordina las actividades de 64 perros ; entre siberianos, alaskanos y malamutes.  Además, actualmente organiza y coordina (casi como una cruzada personal) un grupo de vecinos que , hasta antes de declarada la cuarentena- salían semanalmente a bicicletear con sus perros. Emiliano les enseña sobre la técnica, pero más se detiene enseñando sobre el cuidado: “No es que solamente tira el perro, uno lo acompaña con el pedaleo. Se puede practicar con una patineta, en rollers, cualquier cosa que tenga ruedas."

Emiliano y su bikejoring versión tabla de snowboard.

 

Mi idea era mostrarle a la gente que está bueno , que es una actividad saludable y que fortalece el vínculo con el perro. Nos juntamos en distintos lugares. Ahora como los chicos son nuevos nos juntamos en la misión baja, que es donde no pasan autos , es un campo abierto tranquilo para entrenar. O en el “Caminito de los presos”. O en la zona del basural o en cerca del aeropuerto. Son varios puntos donde nos juntamos y nos organizamos entre todos. Vamos juntos y salimos.”

Emiliano y su familia. 

Sobre si el deporte ha  recibido alguna crítica nos cuenta: “Críticas, no hemos recibido muchas. Por ahi lo que hay es por que el perro tire, que trabaje. Por el trato. Como ha pasado algunas veces, en otros centros invernales hacían mal, y eso salpicó a todos. De esta manera con bicicleta, con patines, saliendo a correr con los perros es una forma de demostrar a la gente, que no se hace sólo con un fin lucrativo, sino por deporte. Cuando tenga mi familia de perros, no pienso lucrar.  Solamente disfrutar con ellos.”

Sobre cómo vislumbra el futuro de esta moderna forma de mushing, el joven musher nos confiesa: “Yo quiero que esto crezca. Llegar a poder organizar una maratón de bikejoring entre amigos”.




 

Comentarios