LA POLÍTICA EN NEUQUÉN

Presupuestos, los pobres y ricos de la pandemia

El Coronavirus y los esfuerzos por mantener a raya al “bicho maldito”. Los contrastes en los recursos y urgencias de las finanzas públicas. La política, al ruedo, a “cara de perro”.
domingo, 1 de noviembre de 2020 · 15:11

En esta época de pandemia pareciera que en siete días no ha pasado nada pero no es así. Se coincide en que el encierro ha llegado a su fin. Que las personas son las que han agarrado la sartén por el mango y van retomando sus actividades habituales con todos los cuidados de rigor que el momento amerita.

Después está la minoría que deambula por las calles sin ningún tipo de recaudos haciendo caso omiso al elemental pedido de uso obligatorio del barbijo. Allí estamos ante un tema de difícil resolución. Si en ocho meses de rigurosidad no se lograron resultados alentadores, iluso sería pretender que se logre en pleno verano.

La circulación de gente se ha reducido en horas nocturnas gracias al “toque de queda” imperante, hasta el 8 de este mes, en el área metropolitana y las localidades de Senillosa, Plaza Huincul, Cutral Có y Zapala.

Desde el gobierno provincial se barajan las cartas y se reparten cada día. Las planillas con índices de todo tipo van de celular en celular, de ministro en ministro.

Estos últimos sietes días hubo dos finales de jornada en el que los registros indicaron una leve baja en el número de ocupación de camas. Un alivio pero no un indicio de que la situación mejoraría en lo inmediato. Es la pelea del minuto a minuto contra el Coronavirus.

Quedó más que claro que la disputa es difícil y que los funcionarios provinciales están en absoluta soledad.

La presencia, en Neuquén y Río Negro,  del ministro de Salud de Nación, Gines Gonzalez Garcia, es el mejor ejemplo de lo desparejo que se presenta el panorama a la hora de responsabilidades compartidas entre los gobiernos nacional, provincial y municipios.

Nación y las provincias son las que tienen el mayor peso sobre sus espaldas. El desfinanciamiento de los sistemas de Salud los pone primeros en la fila a la hora de recibir la bofetada correctiva.

No es un cargo exclusivo a las actuales autoridades. La historia viene de antes y si tenemos que agarrar alguna de las puntas del ovillo recaeríamos a la década del '90, con el “menemismo” en su apogeo y sus gobiernos satélites en cada provincia, pero no es la intención analizar aquel contexto y los responsables.

Lo concreto es que Ginés estuvo en la región, participó de dos actos de firmas de convenios y regresó a Capital Federal.  No hubo ni habrá mucho más que agregar.

Pobres y ricos

Omar Gutiérrez, el viernes presentó el proyecto de presupuesto provincial 2021 y el intendente de la Ciudad de Neuquén, Mariano Gaido, hizo lo propio con la previsión de inversiones y gastos municipales para el año venidero.

Lo hicieron el mismo día pero en  distinta hora y lugar. La foto de ambos compartiendo anuncios relevantes ha quedado en el pasado.

Algunos hablan de estrategia emepenista, otros se hacen eco del “chusmerío” que ronda entre el “runflaje” que habla de un serio distanciamiento entre ambos mandatarios. El tiempo dirá cuánto hay de verdad entre todo lo que circula.

El presupuesto provincial prevé un déficit de dos mil millones de pesos, mientras que el de la ciudad capital estima un superávit primario de más de mil millones de pesos.

En su presentación Gutiérrez  mostró ingresos por 182 mil millones de pesos y erogaciones del orden de los 184 mil millones. Los números indican que la administración provincial correrá con un faltante, previsto, de dos mil millones de pesos para todo el 2021.

 Así y todo, el gobernador anunció que volcará gran parte de la disponibilidad de recursos al sistema de Salud.

Gaido, por su parte, hizo gala de la mantención del superávit de 1.000 millones de pesos y del 31% de partidas presupuestarias que destinará a Obra Pública. La intendencia estima obras por 4 mil millones de pesos mientras que en obras particulares, sector privado, se prevé una cifra similar o superior.

El debate en Legislatura

En el ámbito provincial, hasta fin de año, la atención estará centrada en la Legislatura.

La semana pasada fueron los gremios enrolados en el Estado los que fueron a “pedir” la “caridad” de los legisladores para que intercedan ante provincia por acuerdos incumplidos.

La intervención de los bloques sería decorosa y sin muchos compromisos por asumir. La escasez de recursos es alarmante y, desde el Ejecutivo provincial, lo único que tendrían para contar son deudas y más deudas sin fechas de cancelación.

Pero además de la agenda sindical, los legisladores se preparan para cerrar un año que los ha tenido muy activos en el tratamiento de proyectos de ley.  Se trata de propuestas que fueron elaboradas por el oficialismo y por distintas bancadas opositoras y que fruto de los consensos alcanzados serían aprobadas en lo que resta del periodo de sesiones.    

Por eso toma mayor relevancia institucional lo que suceda en el recinto en las últimas tres sesiones previstas, de aquí a la primera quincena de diciembre.

Una recorrida por los despachos dejó al descubierto la agenda legislativa de aquí a fin de año.

Esta semana, estarán en grilla el proyecto de Ley de Colegio de Escribanos, la ley de ACV,  la Ley de resguardo de poderes revocados y la ley de Registro de Fideicomisos.

Para la sesión del 16 de noviembre se prevé el tratamiento de los proyectos de la Ley de colillas de cigarrillos, Fondo Anticíclico, la de presupuestos provincial, judicial y legislativo. También se contempla el tratamiento del proyecto de Ley Fiscal.

Se confirma que no hay voluntad, o tiempo, para el tratamiento del proyecto de creación de la agencia de Innovación para el Desarrollo. El bloque oficialista tratará de imponer  la voluntad del Ejecutivo de que la propuesta sea tratada antes del cierre del año pero las intenciones de la oposición van en otro sentido. Lo mismo sucedería con el Presupuesto provincial desde la tarde del viernes comenzaron a llegar algunos rezongos a los despachos de los legisladores emepenistas. Al menos dos bloques ya habrían anticipado la posición de no aprobar el proyecto a “libro cerrado” y que tampoco acompañarán nuevos endeudamientos del tesoro provincial.

La lucha por el Poder

En el MPN, al igual que en la oposición, ya comienzan a redoblar los tambores de una lucha intestina de imprevisibles consecuencias.

El partido provincial es atravesado por una de las crisis más interesantes de los últimos 15 años.

Nadie se habla con nadie y todos tienen una especulación sobre el presente y el futuro de los referentes, el partido y las actuales autoridades.

El MPN está en debate silencioso y todas las miradas están puestas en el próximo año, primera cita electoral en la que los premios mayores estarán en las legislativas nacionales de octubre y las de concejal de Neuquén capital previstas, se especula, para el segundo semestre del 2021.

Los actores mueven sus fichas por lo bajo. Los más apresurados amagan con postulaciones para el 2023 y quizás allí radiquen las mayores diferencias. Es demasiado temprano para trabajar postulaciones para gobernador, cuando el actual mandatario recién está transcurriendo, a duras penas, los primeros 10 meses de su segundo mandato.

A la hora de buscar motivos y responsables la mayoría mira hacia los arquitectos del actual MPN gobernante. Entienden que se avanzó en la instalación de opciones para minar las chances de sucesión de otros actores ,“no afines” al mandatario provincial.

Esto habría ofuscado a la parte más representativa de la Lista Azul del partido provincial que hasta el momento se mantiene en silencio y expectante.

En medio de su preocupación mayor, por la pandemia, el gobernador y presidente del MPN bajó línea a sus máximos operadores políticos. Solicitó que nadie hable o aliente postulaciones para cargos electivos. Algunos indican que el tirón de orejas habría llegado, incluso, hasta a algunos integrantes de su clan familiar.

Las versiones indican que así como el MPN gobernante tiene sus pretensiones de no ceder espacios en la futura discusión política, también se insiste en que el clima electoral ya está activado y las reuniones y mitines gastronómicos están a la orden del día.

También se comenta que el sector empresario está inmerso en un proceso de reacomodamiento y que estarían pugnando por mayores espacios en la próxima contienda electoral. Aquí hay tres vertientes, los que se inclinan por el “macrismo”, los que ven buena onda con el “kirchnerismo” y los que están en sintonía con el ex gobernador Jorge Sapag.

Al respecto desde una de las cámaras señalaron que las promociones de reuniones y encuentros son habituales y todas coinciden en el diagnóstico de preocupación por la situación del país y la provincia.

Último bimestre del año con muchas definiciones en pleno debate. Ensayos políticos para evaluar y marchas y contra marchas de los gobiernos en medio de una pandemia que no afloja y expone a todos en su real dimensión.

Polótica de alto voltaje con amagues que a muchos los ha dejado en evidencia.

Comentarios