Opinión

Coronavirus, no te tenemos miedo

Estamos ante horas decisivas con respecto a la estrategia colectiva que adoptaremos para enfrentar al virus maldito. Neuquén y el país en tiempo de descuento frente al desenlace final.
domingo, 15 de marzo de 2020 · 15:00

Podría comenzar la columna de hoy con un análisis de la situación económico, política y social de Neuquén y cómo nos trata la coyuntura nacional e internacional; pero la vertiginosidad de los hechos relacionados con la pandemia del virus maldito, (COVID-19), hace que lo inmediato e importante está en usted, en todos nosotros.

Es él, el que nos ha llevado al plano de comenzar a tratarnos con respeto y a cuidarnos el uno del otro. Hasta hace una semana nos poníamos a resguardo del otro, por las dudas. Quién sabe en qué anduvo o andará, nos preguntábamos. Él, amenazante hasta transformar su figura en la muerte misma, nos refrescó los buenos modos olvidados y comenzamos a poner foco en todos los que están a nuestro alrededor. De a poco vamos entendiendo que “de ésta” salimos entre todos. No hay más lugar para recetas salvadoras y mucho menos para dirigentes con pose. Sabemos que, en este caso, las redes sociales son una herramienta de comunicación fundamental pero que también es la propaladora “boba” de cuanta estupidez usted y yo podamos imaginar, ver y escuchar o leer. Él también nos empujó a reencontrarnos, en nuestros hogares, con nuestros afectos.

Todos en el lodo

Él nos equiparó a todos por igual. Por eso es muy importante aprender de lo que está ocurriendo o sucedió en otros países, Italia y España, son nuestros ejemplos más cercanos. No importa, en este corto y mediano plazo, lo que podamos analizar desde lo económico, político y social; interesa lo que usted, yo y todos nosotros podamos hacer para ganarle la pelea a este “virus maldito”. Como se le ocurrió decir al cantautor uruguayo, Jorge Drexler, “La paranoia y el miedo no son, ni serán el modo, de esta saldremos juntos poniendo codo con codo”.

El ahora indica que en breve, es cuestión de horas o pocos días, el gobierno nacional definirá interrumpir el dictado de clases y decretar el cumplimiento efectivo de un aislamiento general de entre 15 y 20 días. Por eso tu tiempo, nuestro tiempo es mucho más importante que lo que demanden las cifras que vayan surgiendo del poco movimiento económico que se registre en el ámbito local, provincial, regional y nacional. Nuestro tiempo estará enmarcado en ese aislamiento efectivo, lo demás veremos después como lo encarrilaremos. Tu tiempo, nuestro tiempo, el de todos nos pone ante la exigencia de pararnos de manos ante él y darle batalla.

Atención y prevención

Por eso es imprescindible hacerse cargo de la parte que nos toca en nuestras casas. Mucha atención a las recomendaciones que surgen desde los ámbitos de la salud. Escuchar, leer las recomendaciones y aplicarlas en nuestros hogares. No es momento de hacernos trampas a nosotros mismos. Si uno miente, está complicando al resto de la familia. Somos todos soldados de una misma causa y tenemos que estar preparados para batallar hasta el final, sin dudas ni flaquezas. Con afecto, compromiso colectivo, solidaridad ciudadana, paciencia y fe llegaremos al triunfo.

Nos esperan semanas duras. Saldremos adelante porque está en juego tu tiempo, el mío, el de todos. La vida nos ha unido frente al “virus maldito”. De nosotros depende que no nos gane.

Comentarios