OLA DE PROTESTAS

Un presidente bajo tierra en medio de la violencia

El domingo hubo toque de queda en 25 Estados. Las protestas por el racismo tienen como contexto la mayor desocupación del siglo en Estados Unidos.
lunes, 1 de junio de 2020 · 11:53

Donald Trump estuvo por lo menos una hora bajo tierra, en el bunker preparado especialmente para situaciones extremas. Siempre se pensó que se usaría en caso de ataques terroristas, la hipótesis de conflicto principal que tiene Estados Unidos. Pero tuvo que usarse, esta vez, por otro tipo de amenaza: una nacida de la protesta de ciudadanos americanos. En un contexto de virtual ley marcial.

Estados Unidos hierve como una olla a presión, y Trump parece ser la tapa de la olla. Si resiste, y logra calmar los ánimos, saldrá fortalecido. Si no, tendrá problemas en las próximas elecciones, en las que competirá con el demócrata Joe Biden.

Miles y miles de ciudadanos enojados salieron a la calle en las principales ciudades estadounidenses, incluyendo la capital, Whashington. Allí, quemaron la “iglesia de los presidentes”, que está frente a la Casa Blanca. Y, pese a la prevención de la Guardia Nacional, sortearon todas las barreras para agolparse frente a las rejas del emblema mayor del poder mundial y de la democracia. En ese momento, Trump fue llevado por el servicio de seguridad al bunker, y pasó allí aproximadamente una hora.

El detonante de lo que está ocurriendo fue la muerte, bajo la rodilla de un policía, de George Floyd. Un ciudadano negro. De manera casi fulminante, esa muerte, a todas luces producida por un atropello policial fuera de medida, encendió el rebrote racista y la contrapartida, la pelea contra esa visión semipermanente que tiene en su cultura Estados Unidos. Desde 1968, año del asesinato de Martín Luther King, que no había semejante protesta.

Sin embargo, no es la única causa. El país del norte tiene, en estos momentos, 40 millones de desempleados. La retracción de la economía por la pandemia del coronavirus ha provocado eso, además de causar más de 100 mil muertes, la cifra más alta del planeta entero.

Los factores para el descontento en una sociedad poco acostumbrada a las dificultades económicas son muchos. El racismo, legado cultural inocultable, asoma en el contexto como el detonante. Pero tal vez no sea el factor principal.

Comentarios

Otras Noticias