SORPRESA Y DOLOR

Uruguay llora el asesinato a sangre fría de tres infantes de marina

Ocurrió en la madrugada de ayer, en Montevideo, tres semanas después del atentado con una bomba casera contra la Brigada de Narcóticos.
lunes, 1 de junio de 2020 · 08:34

Ayer a la mañana, la policía uruguaya encontró los cuerpos de tres infantes de la marina nacional asesinados con tiros en la cabeza y sin sus armas, en un hecho que conmovió al país por su crudeza y causó lógica sorpresa y condena en las autoridades, las jefaturas militares y la dirigencia en general.

Dicho ataque fue cometido en horas de la madrugada en la calle Cuba esquina Avenida José Batlle y Ordóñez, en el barrio Cerro, en Montevideo, y los marinos ejecutados fueron identificados como Juan Manuel Escobar, Alex Guillenea y Alan Rodríguez, según confirmaron fuentes policiales al diario El País.

De los tres jóvenes, dos eran oriundos de Rivera y uno de Tacuarembó, y la Justicia investiga si hubo más robos, aparte de las pistolas reglamentarias, según informó el mismo medio uruguayo.

Al respecto, el presidente Luis Lacalle Pou envió su “pésame y profundo respeto a los familiares de los tres servidores de la patria asesinados”.

Mediante una publicación en una red social, el mandatario expresó: "nos inclinamos ante la dolorosa situación, pero nos paramos firmes ante los criminales y delincuentes. Los vamos a combatir, perseguir y serán juzgados". Además, decretó duelo nacional.

De las primeras investigaciones, surge que un infante de marina se había comunicado al 911 desde el Comando de Infantería para avisar que desconocidos habrían ingresado al destacamento y que encontró a los tres infantes sin signos vitales y sin sus armas de fuego.

Se supo luego, que la policía encontró a los militares muertos, dos de ellos en la guardia, con heridas de arma de fuego a la altura de la cabeza, y el tercero en una habitación tendido en un colchón con abundante sangrado.

También se indicó que fueron hallados los tres chalecos antibalas y las armas largas, pero no las reglamentarias -tres pistolas 9 milímetros- que portaban los militares asesinados, añadieron reportes de la prensa local.

Mirta Morales, fiscal de segundo turno, concurrió al lugar y dijo en rueda de prensa que no se descarta ninguna hipótesis. “Se encontraron tres muchachos muy jovencitos ultimados con disparos de arma de fuego. Había mucha sangre y no sé muy bien cuáles fueron las heridas”, señaló.

Allí también adelantó que hay cámaras en el lugar y precisó que se puede contar con los videos para la investigación. Además, los infantes llevaban “un registro, como una especie de bitácora, que es objeto de investigación. Por ahora estamos haciendo las pruebas de rigor”.

La funcionaria judicial insistió en que "falta mucho todavía, no voy a manejar hipótesis porque nada se descarta", y pidió "calma y tiempo porque es una escena compleja que requiere de una buena investigación".

Por otra parte, también se supo que al lugar llegó también el ministro de Defensa, Javier García, quien dijo en rueda de prensa que se había comunicado con las tres familias para expresarles “la solidaridad” del gobierno.

De acuerdo a los dichos del funcionario de gobierno, los infantes custodiaban una “vieja base de radar” y cuidaban “el predio y el poco material que hay”.

Por otra parte, y según informó el sitio Defensa.com, el jueves 14 de mayo hubo un intento de robo en el Centro de la Base Naval del Cerro. Una embarcación fue vista merodeando en la zona y, al ser detectada por efectivos navales, la tripulación se dio a la fuga.

También se supo que, en la madrugada del 9 de mayo, una persona descendió de un vehículo frente al edificio de la Brigada de narcóticos y tiró un artefacto por arriba de un muro y se alejó corriendo.

Los primeros informes sobre aquel caso indicaron que la bomba, de fabricación doméstica, causó daños a cuatro vehículos oficiales y a uno particular.

La investigación de ambos hechos todavía está en curso.

Mario Bergara, senador del Frente Amplio asistió también al destacamento de Cerro y expresó "toda la solidaridad y alineamiento del sistema político con las autoridades para que esto se dilucide cuanto antes", y agregó que el caso "va a implicar un seguimiento permanente".

También se vio en el mismo sitio al líder de Cabildo Abierto y ex jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, quien llamó a “actuar con la firmeza necesaria para darle seguridad a todos los uruguayos”.

Mientras tanto, el PIT-CNT expresó sus "más profundas condolencias" a las familias de los jóvenes "bárbaramente asesinados" y demandó a las autoridades "la más pronta y acuciosa investigación" de los hechos".

La central sindical uruguaya, expresó que "hacemos votos porque nuestra sociedad sea capaz de sanar en paz y democracia esta afrenta a la convivencia nacional con total apego a la legalidad y la justicia".

Comentarios

Otras Noticias