ENCUENTRO EN BALI

¿Se animará Fernández a desnudar el “cuento chino” frente a Xi Jinping?

El déficit comercial y las promesas incumplidas de desembolsos deberían ser reclamados con firmeza por Argentina.
lunes, 14 de noviembre de 2022 · 20:33

El déficit comercial frente a China, la ampliación del mecanismo swap para financiación y el incumplimiento de los desembolsos para represas deberían ser parte de un reclamo muy firme por parte del presidente Alberto Fernández, cuando se encuentre en Bali con Xi Jinping. Pero, ¿está en condiciones geopolíticas para hacerlo en el marco del G20?. Un integrante del equipo que viajó con el presidente argentino adelantó que se podría "poner en evidencia el cuento chino de algunas inversiones". 

Los incumplimientos del país asiático suman varios millones de dólares relacionados con la construcción de las represas en Santa Cruz, pero además desde el último encuentro de ambos mandatario en Beijing en febrero de este año “habían acordado ampliar el intercambio de monedas vigente a través del mecanismo swap en unos u$s5.000 millones, algo que hasta ahora no se concretó”, señaló una fuente de Economía de Argentina.

A esto se le agrega que el gobierno de Fernández ya desembolsó 288 millones de dólares para sostener los más de 4 mil puestos de trabajo afectados represas hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, en Santa Cruz. ¿Cuál es la deuda que tiene China con este acuerdo de obras?: hasta el momento lo que está sólo en promesas son unos 1.288 millones de dólares que no han desembarcado por parte de la administración de Xi Jinping.

Este panorama, trazado con crudeza por el ministerio de Economía que lidera Sergio Massa, es similar en los 52 proyectos mineros e hidrocarburíferos que tiene China en la Argentina, adonde los anuncios y algún anticipo es lo único que se registra en la realidad.

A esto se suma, indicó la fuente de Economía, que "en los últimos diez años el déficit comercial da lo mismo que toda la deuda externa", lo que muestra a las claras que la relación comercial entre China y la Argentina es desigual y beneficia a la económica asiática.

Trascendió en fuentes de la casa Rosada argentina que Alberto Fernández expondrá sus diagnósticos elaborados junto al canciller, Santiago Cafiero, y al ministro de Economía, Sergio Massa, que en París se sumó a la delegación para formar parte del G20. Pero las posturas altisonantes previas a los encuentros no siempre se corresponden cuando se unen ambas delegaciones, precisamente por la desigualdad de fuerzas y poder geopolítico mundial.

Una estrategia moderada, elaborada por técnicos del equipo de Massa indica que tras un reclamo fuerte por parte de Fernández podría seguirle una “salida innovadora", que consistiría en que la Argentina pida a China que lleve adelante un acto de "hermandad" y suscriba bonos argentinos soberanos en yuanes para financiar el déficit existente.

Esta herramienta daría oxígeno local a la administración de Fernández –que muestra una endeble reserva en el Banco Central junto a una galopante inflación- y además tendría un correlato político que podría sostener índices económicos alentadores a mitad del año próximo, cuando la Argentina se encuentre en pleno proceso electoral.

La semana pasada, el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) anunció la puesta en marcha de un sistema de clearing bancario para prestar operaciones de corresponsalía en la moneda asiática a instituciones financieras locales. “Lo que permite este nuevo sistema es la posibilidad de que las exportaciones e importaciones se concreten directamente pasando de pesos a yuanes y viceversa, sin necesidad de convertirlas a dólares”, explicaron quienes alientan continuar la relación sin posturas de reclamo firmes.

El comunicado oficial del banco asiático agregó que se apunta a “mejorar la infraestructura de la liquidación de divisas de ambos países mediante el desarrollo de este servicio para potenciar las inversiones y el comercio bilateral”. Argentina tiene con China su más elevado déficit bilateral. Desde enero a agosto fueron unos u$s7.589. En el Gobierno apuntan a conseguir mejores condiciones de financiamiento para ese rojo.

No obstante, en las negociaciones que no tendrán difusión masiva también se encuentran las peticiones soterradas del gobierno chino en cuanto a la construcción de un estratégico puerto en Tierra del Fuego y las inversiones relacionadas con la extracción de litio en el norte del país.

Históricamente, China mostró una serie de anuncios grandilocuentes de futuras inversiones, mientras que tras bambalinas se ejercía una coerción para acuerdos estratégicos ya sea en minerales, en soporte para su flota pesquera o bien para su modelo de dominación mundial a través del espacio y de las comunicaciones, entre otros.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios