POSPANDEMIA

La soledad traería serias consecuencias al sistema inmune

Sobre todo en los adultos mayores, ¿cómo reforzar el sistema en medio de la pandemia?
domingo, 9 de agosto de 2020 · 17:31

La soledad o el aislamiento no solo tiene sus efectos en la salud mental, también en el sistema inmune de las personas lo que advierte mayores consecuencias. En Argentina actualmente viven más de seis millones de personas de más de 65 años, que representan el 15% de la población que cumplen con el aislamiento hace más de 140 días - o al menos lo hicieron durante los primeros meses.

Una investigación a cargo de la doctora Janine Gronewold muestra que la soledad genera efectos negativos sobre el sistema inmunológico y revela que hay una mortalidad aumentada a futuro de casi un 47% en las personas aisladas o solas en relación a las que no lo están.

Siguiendo esta línea, Julián Bustin, jefe de la Clínica de Memoria y Gerontopsiquiatría del Instituto de Nuerología Cognitiva (INECO) destaca que “la salud mental y la salud física se encuentran entrelazadas” y que “nunca debemos subestimar la importancia de esta relación”.

“Las personas que se sienten aisladas o solas tienen mayores niveles de estrés y eso aumenta los niveles de cortisol y otras sustancias que son inmunosupresoras” explica el especialista.

Con el correr de los años y a una edad avanzada, en las personas mayores, el sistema inmune se somete a un proceso de remodelación denominado inmunosenescencia es decir, un proceso caracterizado por el aumento de la susceptibilidad a las infecciones, una reactivación más frecuente de virus latentes, disminución de la eficacia de las vacunas y una mayor prevalencia de autoinmunidad y cáncer.

Bustin alienta a que “una rutina que contenga actividad física, dieta saludable y un buen descanso pueden contribuir positivamente en el envejecimiento inmune” pese a que estos efectos se dan de manera inevitable.  

Es así que el distanciamiento físico, pero no social se ha convertido en uno de los máximos desafíos de la pandemia. Sin embargo, durante el período de distanciamiento físico es crucial fortalecer el acompañamiento social para lograr mantenerse saludable. Esto quiere decir que “si bien la persona puede encontrarse sola dentro de su hogar, ello no es condición para que se padezca una sensación de soledad”.

Para el especialista de INECO, “la soledad se define como la diferencia entre las relaciones sociales que uno quisiera tener y las que realmente considera que tiene”.

Comentarios