El hito que marca el camino

Vaca Muerta ya da 100.000 barriles/día

A pocos días del estreno del documental “Vaca Muerta, El Principio”, se conoció que los no convencionales en la cuenca neuquina alcanzaron los 100.000 barriles día de petróleo
lunes, 21 de octubre de 2019 · 00:16

A pocos días del estreno del documental “Vaca Muerta, El Principio, se conoció que los no convencionales en la cuenca neuquina alcanzaron los 100.000 barriles día de petróleo.

El significado de esta cifra -comparado con la producción de grandes países o con la demanda mundial- puede resultar insignificante, por ello para tomar real dimensión, se debe relacionar con la superficie del área de explotación. Solo el 4% de la extensión de Vaca Muerta está comercialmente explotada por los No Convencionales.

De los 100.000 barriles/día de petróleo No Convencional YPF tiene el 60% de la producción entre los yacimientos Loma de La Lata, Amarga Chica y Bandurria Sur. La segunda posición aparece Vista Oi l& Gas con el 8% de la producción del yacimiento Bajada del Palo y la tercera posición la comparten Tecpetrol, Shell y PAE con el  4% de producción cada una, correspondiente a los yacimientos Fortín de Piedra, Sierras Blancas y Bandurria Centro.

Pero la noticia no queda ahí. Dentro de las acciones que está llevando adelante YPF está la decisión de incrementar la producción antes de fin de año. Durante esta semana se escuchó decir en los pasillos del edificio de la calle Talero que “en los próximos meses se conectarán los nuevos pozos no convencionales”. De concretarse estos rumores, la producción de petróleo no convencional en la cuenca neuquina podría rondar los 110.000 barriles/día en diciembre de 2019. Una cifra que marca el camino.

Desde el final al principio

Para llegar al 2019 con este incipiente desarrollo es conveniente repasar algunos datos.  A diferencia de otras formaciones, Vaca Muerta -en Neuquén- se encuentra entre los 2500 y 3000 metros de profundidad con un espesor que oscila entre los 400 y los 600 metros según la ubicación geográfica. Esta característica la distingue entre “las mejores rocas generadoras, con mucha materia orgánica, apta para la explotación y con una buena reacción a la estimulación hidráulica”.

Estos conceptos fueron el resultado del pozo horizontal 1001 del yacimiento Loma de la Lata que llevó adelante YPF durante el año 2010. Por aquel entonces, la falta de inversión se hacían sentir y las perspectivas en materia energética no eran muy alentadoras. Era importante cambiar la mirada y conseguir socios que estén dispuestos a asumir el riesgo.

Dos años más tarde, el Gobierno Nacional impulsó las inversiones con la promulgación del decreto 929/12. La normativa otorgaba un marco legal para las inversiones superiores a los 1.000 millones de dólares en los yacimientos No Convencionales.

El acuerdo YPF-Chevron irrumpió en la realidad política y social de la provincia. La masiva inversión venía a cambiar el destino de Neuquén y probablemente del país. La resistencia de los movimientos sociales junto a la falta genuina de información por parte de los políticos de turno ocasionó más de 2500 piquetes y una fractura social en toda la provincia.

Como cualquier cambio en una sociedad o institución, el “Síndrome de la Violentación Institucional” descripto por Fernando Ulloa se hizo sentir en las puertas de la Legislatura Provincial de Neuquén. La idea de un cambio cultural supone cierta “violentación legítimamente acordada (resistencia) que, una vez vencida, permite establecer las normas indispensables para el funcionamiento de las nuevas actividades".

Hasta hoy, lamentablemente la nueva cultura solo se observa en determinados sectores de la sociedad neuquina; un compromiso pendiente de los administradores que observan detenidamente los resultados económicos y/o de inversión en la provincia, dejando a la industria la responsabilidad del cambio político, social y cultural.

Sin lugar a dudas, alcanzar el hito de los 100.000 barriles/día en el actual contexto de incertidumbre económica es una señal clara de los inversionistas privados. Mantener la producción durante “esta primavera” no será mérito de ningún gobierno sino de la decisión de cada empresa. Hay que esperar al próximo año para conocer si continuarán las inversiones, o simplemente comenzará una lenta desaceleración de la producción acompañada de otras señales sociales.

 

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias