Una buena y una mala en el sector energético

TGS lidera el Midstream en Vaca Muerta

Mientras Pampa Energía debió suspender el proyecto Pampa IV, TGS terminó en tiempo récord la construcción de un gasoducto y una planta de acondicionamiento
lunes, 30 de diciembre de 2019 · 11:01

En las últimas semanas se conoció que Pampa Energía debió suspender la construcción del cuarto parque eólico proyectado en la provincia de Buenos Aires. La falta de financiamiento complicó el desarrollo del proyecto y puso a la empresa de Marcelo Mindlin en una obligación de solicitar al Estado Nacional una extensión de los plazos.

El ambicioso proyecto Pampa IV -ubicado en la localidad de Las Armas- pretendía sumar una potencia de generación de 50 MW (mega watts) a sus 206 MW actuales. El riesgo país alto, la inseguridad económica y la incertidumbre política ocasionó que el grupo empresario no obtuviera el financiamiento de U$D 60 millones debiendo suspender el proyecto sin una nueva fecha.

A pesar del contexto financiero que amenaza a todo el sector energético, no todas las noticias son malas a fin de año. La transportadora más importante del pudo terminar en tiempo récord las obras de infraestructura del nuevo gasoducto de Vaca Muerta y consolidar su presencia en el Midstream, uno de los tres sectores en el cual se divide la industria petrolera.

Así lo manifestó Marcelo Mindlin a través de las redes “Vaca Muerta representa el segundo reservorio de gas no convencional más grande del mundo. Hoy podemos decir que, a través de las inversiones realizadas por TGS, se logró finalizar las obras del primer gasoducto y su planta de acondicionamiento… agradezco el esfuerzo y dedicación de mas de 1000 personas que terminaron la obra en un tiempo récord de 15 meses…”

La obra fue pensada durante el 2016 y comenzó en octubre de 2018, tuvo una inversión del orden de los U$D 300 millones y se ejecutó en solo 15 meses. Luego de una planificación en la cual se delineo la traza de 150 km de gasoducto que atraviesa estratégicamente 30 áreas productoras, TGS construyó en el paraje Tratayen (Neuquén) una planta de acondicionamiento.

El gasoducto tiene una capacidad de transporte de hasta 60 MMm3/d mientras que la nueva planta se diseñó con una capacidad de acondicionamiento de hasta 5 MMm3/d. La ventaja comparativa es que el actual diseño de la planta se construyó a traves de módulos que permite -en la actualidad- acondicionar sobradamente la producción de las primeras 7 áreas productoras que acordaron recientemente con la firma transportista.

Desde TGS se informó que la planta “será ampliada en el futuro mediante la instalación de módulos que acompañarán el ritmo de desarrollo de las reservas”, facilitando -de esta forma- la respuesta a las demandas de las productoras y las necesidades del país en los próximos años.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias