INDICADORES QUE PESAN MÁS QUE LAS PROPIAS ENCUESTAS

Aumentó la producción y cayó la demanda

En el acumulado de los últimos doce meses, la producción de petróleo registró el 2,8%.
miércoles, 27 de marzo de 2019 · 12:54

El IAE Gral Mosconi publicó recientemente el informe de tendencias sobre la actividad energética del país. Si bien la producción de petróleo aumentó el 4,1% comparado con igual mes del año anterior, el acumulado de los últimos doce meses registró el 2,8%.  También en la producción de gas se observó un incremento de la producción interanual del 4% y del 5,8% en el acumulado de los últimos doce meses.

 

Estas tendencias indican la buena perspectiva que registran los campos y la acertada política de incentivos implementada en el inicio de la gestión Macri. Lo llamativo, en términos de mercado, es la declinación de la demanda de la energía eléctrica y los combustibles. En síntesis, la demanda energética se contrajo en un 5,3% y la venta de los combustibles disminuyeron el 6,6%.

 

La disminución en las ventas de combustibles se observa en la caída del 6,4% del Gasoil y en la disminución en consumo de las naftas con el 6,8%. El siguiente cuadro muestra un crecimiento del consumo de la nafta Super (2,7%) sobre la variación negativa que registran las naftas Premiun o Ultra que es del 26;1%

 

Es decir que las Naftas disminuyeron sus ventas en términos acumulados en el año móvil 0,6%, debido a la caída del 11,1% en las ventas de nafta Ultra (28% del total comercializado). El cambio de tendencia de los consumidores es analizado por distintas consultoras de marketing que observan una conducta “conservadora” sobre los gastos de combustibles. 

Respecto a la demanda total de energía eléctrica, la misma se redujo en un 5,3% aumentando únicamente la categoría residencial en la demanda anual. La segmentación de la demanda posibilita analizar la categoría “Comercial e Industrial” a nivel país.  La primera registra una variación negativa del 3,6% mientras que la segunda muestra una retracción del 7,9%.

 

 

 

Bajo este análisis, es muy importante ver como el país comenzó a recuperar lentamente la producción de hidrocarburos en estos últimos tres años, aunque los distintos cambios de funcionarios en la cartera energética terminaron desacelerando las inversiones y generando desconfianza en los capitales externos.

 

A estos factores habrá que sumarle la falta de inversión en infraestructura, los cambios de reglas de juego, la incertidumbre política, el riesgo del escenario mundial, entre otras variables endógenas y exógenas que condicionan la actividad.

 

El crecimiento es altamente positivo y gratificante para la provincia del Neuquén porque esta tendencia se interpreta como un movimiento económico que activa tanto el comercio como la propia industria local. Lo llamativo es la declinación a nivel general del consumo en sectores que son motor de la economía como son “comercial e industrial”.

 

Claramente la falta de la recuperación de la demanda energética y de la venta de combustibles indican una retracción en las economías locales con impacto directo en la mano de obra, en el consumo, en el comercio y, en definitiva, en las pequeñas industrias que son quienes motorizan la economía. De continuar estas tendencias durante el primer semestre, la decisión de los inversionistas extranjeros será más lenta y cautelosa que lo percibido hasta el momento.

 

Por Raúl Oscar Vila

26/03/19

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias