Tres escenarios

El mundo petrolero después de Covid-19

Si bien existen signos de un incremento del consumo del combustible a nivel mundial, existe sobre oferta en el mercado. Las consecuencias económicas de la pandemia serán similares o peores a la Segunda Guerra Mundial. En este escenario, la agencia internacional Wood Mackenzie publicó un informe con tres escenarios para la industria petrolera mundial.
martes, 19 de mayo de 2020 · 00:30

Comenzó a visualizarse pequeñas señales del consumo de combustible a nivel global, pero el camino hacia la reactivación económica será largo expresaron los analistas. La pandemia de Covid-19 afectó la economía mundial más que cualquier evento de la Segunda Guerra Mundial, y lo que es peor, con impacto duradero en la demanda de energía.

Desde fines de marzo que distintos gobiernos restringieron la libertad de movimiento de millones de personas, y con esta decisión disminuyó drásticamente el consumo de petróleo, gas y energía en todo el mundo.

La demanda de petróleo se desplomó como resultado de las reducciones en el transporte terrestre y aéreos. Para la consultora internacional Wood Mackenzie la industria hidrocarburifera “no se recuperará rápidamente” y será difícil que llegue a la demanda global que se registró antes de la pandemia.

Wood Mackenzie elaboró un informe sobre tres tipos de escenarios futuros pospandemia. Lo interesante de este trabajo es conocer cómo están visualizando el mediano y largo plazo en materia energética y como se reposicionará la industria frente a cada alternativa.

Tres escenarios de largo plazo

El primero establece la “recuperación total” donde la hipótesis central es la recuperación de la economía mundial. En este caso, la demanda de petróleo aumentaría a mediados de la década de 2030 para luego comenzar a disminuir hasta la segunda mitad de la década.

En las siguientes se proyecta el impacto del Covid-19 y la influencia de las políticas gubernamentales.  Ambas pronostican una recuperación de la industria petrolera mucho más débil.

Wood Mackenzie lo llama “Go it alone” (ve solo) intentando reflejar el retroceso de la globalización. En este escenario se proyecta una menor demanda de petróleo para la década del 2030 debido a la desaceleración económica de la presente década y la incorporación de la tecnología en la vida doméstica.

El último y tercer escenario se basa en la “transición energética acelerada” que apunta a un débil consumo mundial de petróleo. Según el informe, el mundo se volcará a programas como “Green Deal” (Acuerdo Verde) o “New Deal” (Nuevo acuerdo) reduciendo drásticamente el aumento del uso del petróleo.

Para la consultora, las nuevas sociedades buscarán “estándares de eficiencia de combustibles y electrificación del transporte” limitando el consumo de crudo. En este escenario se pronostica una demanda máxima o igual a la década de 2020.

Futuro pospandémico

La combinación del “crecimiento económico mas débil, cambios en el comportamiento del consumidor y políticas gubernamentales frenarían durante muchos años el consumo de petróleo” aseguró Wood Mackenzie en su informe, afirmando que “la tasa de crecimiento hasta el 2040 será más lenta” respecto a las últimas décadas.

Según la consultora, el futuro pospandémico a corto plazo para la industria petrolera será de recuperación sólida; siempre y cuando se recobre la actividad económica. En cambio, las perspectivas de crecimiento a mediano y largo plazo serán planas, sin mayores demandas que las observadas en años anteriores.

Algo seguirá igual

Dentro de este panorama existen hábitos que la sociedad no cambiará. “Visitar amigos y familiares o viajar de vacaciones será parte de la vida” pospandemia, aunque el aislamiento social se instaló rápidamente en como rutina cotidiana.

Más allá de los cambios estructurales que se generan en todo periodo de crisis, “habrá fuerzas que impulsarán al mundo hacia estructuras y hábitos que existían antes del Covid-19”. Al tomar este hábito como dato de estudio (la demanda de combustible para aviones promedió los 7,89 millones de barriles por día), se estima que la demanda de petróleo se ubicaría -en la próxima década- en los niveles de consumo anterior al 2020.

Comentarios