Pos Pandemia

¿El gas natural como alternativa?

La demanda comercial e industrial de gas natural comenzó a disminuir a medida que la mayoría de los países imponen cierres para limitar la propagación de la pandemia Covid-19.
miércoles, 20 de mayo de 2020 · 10:47

Rystad Energy, una compañía noruega que ofrece servicios de consultoría e información a la industria energética mundial, estimó que la demanda global de gas natural caerá un 2% este año como consecuencia de la menor actividad.

Según los datos publicados, el consumo mundial cayó de 3,951 millones de metros cúbicos el año pasado, a 3.878 millones de metros cúbicos este año, cuando el pronóstico para el presente ejercicio se ubicaba en los 4.038 millones de metros cúbicos.

El informe publicado este martes en las redes sociales sostiene que “la demanda de gas también disminuirá, producto de la desaceleración brusca de la economía global”.

El 2020 será el primer año desde 2009 en que no habrá crecimiento en el consumo. Este será un duro golpe para un sector acostumbrado a tasas de crecimiento anual de más del 3% “, dijo el jefe de Mercados de Gas y Energía Rystad Energy, Carlos Torres-Díaz.

Por otro lado, Torres Diaz sostuvo que “el impacto en la demanda de gas varía sustancialmente de un país a otro. Depende de la severidad de las medidas de cierre total y factores como la alimentación y la actividad industrial”

El informe detalla que los países (mercado asiático) que se encuentran en un proceso de cambio del carbón al gas están siendo menos afectados en la caída de la demanda; en cambio, en los países como Italia, Francia o Reino Unido se observa un impacto en la demanda del orden del 23%, 25% y 19% respectivamente.

Por otro lado, en Estados Unidos la demanda creció o el impacto del Covid-19 no afectó demasiado el mercado del gas. Este país registra el mismo nivel que el año pasado, siendo la razón principal que “los precios del gas siguen siendo muy bajos….(y lejos) el más competitivo (en referencia al precio del carbón) en la generación de energía”.

Para entender, la demanda de energía en el país del norte se desaceleró al igual que el resto del mundo, pero en el mismo período se observó un incremento de demanda de gas. Esto significa que la caída de la demanda de energía terminó desplazando -transitoriamente- al carbón en la generación eléctrica.

Países como Australia, Alemania y Corea del Sur -que tienen capacidad de adaptar su generación de carbón al gas- podrían verse beneficiados con los bajos precios del mercado internacional, avanzando definitivamente en la implementación de energías más limpias.

El informe considera que los precios europeos rondarán los U$D 3,3 por MMBtu y para el mercado asiático los valores se posicionarán en los U$D 3,8 MMBtu para el resto del año.

En épocas de crisis, mantener precios competitivos de la energía electrica beneficia directamente a las actividades comerciales e industriales, impulsa el consumo y reactiva las economías. 

Pero para llegar a esta meta hay que sortear el desafío de la limitada capacidad de almacenamiento que tiene la industria. Los países que desarrollen infraestructura y mantengan los valores del gas por debajo de los precios del carbón, tendrán la posibilidad de ganar nuevos mercados y desplazar definitivamente al carbón en el mercado mundial.

Comentarios

Otras Noticias