Cae el valor del gas

Comienza la batalla por el gas

Mientras el valor del gas baja en el mundo, Argentina debe implementar una programa de gas envasado con precio controlado.
lunes, 22 de junio de 2020 · 12:49

Como menciona la letra de la escritora y compositora argentina María Elena Walsh, "Vamos a ver como es, el reino del revés"... Mientras el Gobierno Nacional analiza las condiciones de un futuro Plan Gas 4 y lanza paralelamente el Programa Hogar para suministrar garrafas a un precio controlado; en el planeta los precios del GNL cayeron a niveles sin precedentes. 

Según S&P Global, una agencia internacional que proporciona noticias y evaluaciones del mercado financiero y energético mundial, el precio spot de gas natural del centro de distribución de Luisiana (EEUU), el conocido Henry Hub promedió en mayo el U$D 1,75/MBTu.

En forma paralela, la Administración de Información de Energía de EE UU (EIA) estimó en su informe que la baja demanda de gas natural mantendrá los precios spot por debajo de los U$D 2/MBtu; consideran un paulatino aumento hacia fines de 2021.

La realidad es que las exportaciones de petróleo y gas disminuyeron en todos los mercados mundiales debido a la abrupta desaceleración económica producida por la pandemia Covid-19. Este escenario es reflejado por distintos medios especializados que muestran el descenso del consumo energético de los países europeos.

Este contexto es aprovechado por los gigantes mundiales del gas. Gazprom intentan vencer en europa a los competidores norteamericanos, que en la actualidad no cuentan con instalaciones de licuefacción para posicionarse de manera segura ante los clientes europeos.

La realidad es que las importaciones de GNL a Grecia superaron las entregas de gasoductos, un dominio de Gazprom. Los precios de GNL se desaceleraron de U$D 3/MBTu a U$D 2,5/MBTu en abril para desplomarse por debajo de los U$D 2/MBTu a principios de mayo.

La lucha por el mercado europeo es una constante entre el Kremlin y Washington. Para la administración Trump el esquisto norteamericano condiciona el mercado y podría replegar el suministro ruso; mientras que para la Federación de Rusia presidida por Putin, el GNL de EEUU podría llegar -como lo está haciendo- al sur de Europa, aunque su talón de Aquiles recae en la capacidad de resistencia para competir a precios bajos durante periodos a largo plazo.

Sobre esta estrategia, los rusos realizaron un acuerdo con una empresa griega centrada en la metalurgia y la energía. Este acuerdo no solo es un testimonio del renovado interés de Rusia en el mercado griego sino un presagio de lo que vendrá: precios ventajosos para entregas por gasoductos o incluso suministro directo de GNL procedente de fuentes confiables.

Un escenario que la administración Fernandez deberá analizar antes de iniciar cualquier programa de incentivo que termine con un exitoso fracaso como las gestiones anteriores. Planificar y desarrollar una producción creciente y sostenible dentro de un mercado regional o pensar en Europa y Asia como los mejores mercados para el GNL argentino. Mientras tanto, seguiremos escuchando a Maria E Walsh con su letra tan vigente. 

Comentarios