Análisis

Perspectivas

Argentina continúa paralizada como consecuencia de la pandemia y la falta de un plan energético. Las corporaciones internacionales analizan cómo enfrentar el periodo post pandemia y otros como convertir la crisis en reales oportunidades.
domingo, 5 de julio de 2020 · 09:33

En las últimas semanas las operadoras anunciaron una tibia reactivación de los yacimientos convencionales del sur argentino. Los empresarios consideran que un valor interno de U$D 45 el barril para la extracción Convencional es rentable; mientras que para la No Convencional se debe esperar una mayor demanda que genere condiciones de mediano plazo o un plan "mejorable" del gobierno.

Hasta el momento, los principales actores continúan con recetas del pasado. La resistencia para aceptar que los efectos de la pandemia perdurarán más allá del 2021, le impide acordar nuevas estructuras sociolaborales tan necesarias para competir en los mercados internacionales.

Los analistas del Citigroup fueron directos en un reporte publicado por la agencia Bloomberg. “Los precios del crudo no volverán a tocar los tres dígitos. La idea del petróleo a U$D 100 o más, tiene mucho más de fantasía que de realidad… un Brent a U$D 45 es un escenario de precios mucho más probable que a U$D 60 el barril”.

“El crecimiento de la demanda de productos petroleros se tambaleará significativamente, cambiará sus contornos y nunca volverá a las tasas de crecimientos anteriores al 2019” sentenciaron.

Es lógico pensar que, si el pronóstico de Citigroup se cumple y se mantiene por los próximos dos años, será difícil continuar el desarrollo de Vaca Muerta con los costos operativos del 2019. Un futuro donde gobiernos, sindicatos y pequeños empresarios deberán ajustar sus estructuras o continuar a la espera que retomen los vientos del pasado.

Mas allá de Vaca Muerta

El escenario que plantea el Citigroup y las amenazas de Arabia Saudita de iniciar nuevamente una guerra de precios en el mercado internacional son motivo de análisis en las áreas de planeamiento de las compañías internacionales.

Los informes corporativos del segundo trimestre de Exxon Mobil, Shell y Chevron estimaron -con distintos matices- una reducción del orden del 10% en su producción.

Si bien la tasa de desempleo en EEUU cayó de 13,3 a 11,1% esta última semana y el precio del barril se incrementó un 5% respecto de la semana anterior, las consultoras internacionales consideran que la demanda de crudo tardará dos años en alcanzar los niveles del año pasado.

Estar atento a los cambios, genera oportunidades

A pesar del panorama mundial complicado, existen oportunidades que posibilitan convertir la crisis en oportunidad. A fines de abril, Qatar acordó rediscutir el contrato de GNL con India, revirtiendo la posición que había tomado cuatro meses atrás.

La caída de los precios y el colapso de la demanda durante la pandemia pusieron a la mayoría de los productores mundiales más preocupados por colocar sus volúmenes que por los precios. Este ligero cambio generó la oportunidad para que Qatar aumentara las exportaciones de GNL.

Según los datos de ICIS LNG Edge, en junio Qatar incrementó en un 10% las exportaciones de GNL, mientras que la oferta mundial cayó por primera vez desde noviembre de 2015. Tanto Rusia como Estados Unidos disminuyeron un 10% sus exportaciones y Australia llegó a resignar el 5%.

Los nuevos acuerdos entre India y Qatar posibilitaron un crecimiento del orden del 4% en comparación con la declinación que se observa con otros países. Una mirada diferente frente a los cambios, que genera oportunidad y contribuye a alcanzar su destino.

Comentarios