Panorama mundial

"La demanda de petróleo caerá en los próximos 30 años”

El gigante petrolero describió un panorama diferente al que intenta buscar Argentina con los No Convencionales. Los distintos escenarios evalúan una caida de la demanda de petroleo a nivel mundial. Argentina continúa ilusionada con un desarrollo que se aleja cada vez más.
lunes, 14 de septiembre de 2020 · 13:16

Mientras BP Plc sostiene que el crecimiento de la demanda de Petróleo ha terminado, las tres mayores autoridades energéticas mundiales (Administración de Información Energética, Agencia Internacional de Energía y la Organización de Países Exportadores de Petróleo) están de acuerdo en que la demanda se recuperará a los niveles anteriores al Covid-19 para mediados del 2022.

El gigante del Reino Unido (BP) y la compañía anglo-neerlandesa (Shell) están describiendo un futuro diferente y consideran que la supremacía del petróleo se desvanece frente a la transición energética.

Según Bloomberg, BP Plc tomó los pasos más audaces para alinear su negocio con los objetivos del acuerdo climático de Paris. El director ejecutivo Bernard Looney dijo en agosto que reduciría la producción de petróleo y gas en un 40% durante la próxima década e invertiría hasta U$D 5 mil millones al año en la construcción de una de las energías renovables más grandes del mundo describió el portal de noticias norteamericano.

Distintas compañías petroleras tienen informes que, en su mayoría, confirman que la “demanda no se recuperó” y en tal caso, será “prácticamente plana” durante las próximas décadas.

Otra perspectiva, menos optimista, refiere a que el petróleo alcanzó su punto máximo en 2019; y aunque muestre signos de recuperación no podrá alcanzar los niveles anteriores al Covid-19.

Spencer Dale, economista jefe de BP, dijo que "la demanda de petróleo caerá durante los próximos 30 años" producto de “la creciente eficiencia y electrificación del transporte por carretera".

La pobre recuperación y la caída del consumo del petróleo se debe principalmente al bloqueo que realizaron los países para evitar la propagación del virus. El tráfico aéreo, la caída del turismo, los cambios de comportamiento laboral -incluido el trabajo en la casa- afectaron la actividad económica y la demanda de los combustibles líquidos.

Para BP la caída mundial para el 2050 será al menos de 55 millones de barriles día con epicentro en las principales economías desarrolladas, incluida China. Mientras que en India, Asia y África la demanda permanecerá plana y por debajo de los niveles de 2018.

Estos escenarios limitan los proyectos de inversión de Argentina. Si bien las empresas internacionales observan con atención los movimientos políticos que realizó la administración Fernández en materia energética, el contexto internacional y la falta de una política local alejan la posibilidad de un inminente desarrollo del sector petrolero.

Una señal de alerta son los borradores de los presupuestos de las compañías petroleras que serán analizadas en las próximas reuniones de inversores. Más allá de las condiciones económicas del país; las idas y vueltas de los programas de desarrollo, las exigencias gremiales, las internas del propio gobierno y la inseguridad de los funcionarios contribuyeron a que Argentina no esté considerada como objetivo a desarrollar en los próximos años, y las inversiones se centrarán únicamente en los compromisos legales.

Comentarios