PETROLEO Y ECONOMIA

La disputa de la OPEP y su impacto en Argentina

El barril de crudo se mantiene por arriba de los U$S 75, el BCRA implementó nuevas restricciones y la divisa norteamericana trepo a los $180 para luego mantenerse en el rango de los $170. Un escenario que presiona a los combustibles en un semestre electoral.
miércoles, 14 de julio de 2021 · 16:35

Esta semana las negociaciones en la OPEP+ quedaron sin una definición que pueda dar previsibilidad al mercado. El desacuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita por las cuotas de producción de petróleo provocó el abandono de las conversaciones en el grupo de los grandes productores.

Para entender, la OPEP intervino durante el 2020 y el primer semestre de 2021 restringiendo los cupos de producción de los países miembros hasta tanto las principales economías mostraran señales de reactivación.

La tendencia a un crecimiento económico sostenido a nivel global se evidenció en el primer trimestre de este año, pero el riesgo de una tercera ola hizo que la misma OPEP fuera conservadora en las medidas. Para ese entonces, se acordó continuar monitoreando el crecimiento de la demanda y convocar una nueva reunión para mitad de año.

El problema comenzó la semana pasada cuando Emiratos Árabes Unidos rechazó la propuesta de la OPEP para extender las restricciones de producción por ocho meses. En realidad, los Emiratos Árabes Unidos pretendía renegociar la línea de producción con la finalidad de tener mayor libertad para extraer petróleo, pero Rusia y Arabia Saudita se opusieron. La ruptura hizo que no existiera acuerdo ni fecha de una nueva reunión.

Entonces, ¿Por qué el precio del crudo se mantiene por arriba de los U$S 70?

Primero hay que entender que la oferta mundial sigue siendo menor a la demanda global; impulsando el valor del barril por encima de los U$S 70. Por otro lado, para los países miembros está en vigencia el acuerdo previo que implica un aumento del cupo de 400.000 bpd hasta diciembre.

Es decir que el mercado sigue regulado, la oferta se incrementa en 400.000 barriles de petróleo día hasta diciembre, mientras se continúa monitoreando el crecimiento de la demanda global.

Ahora bien, como impacta este nuevo escenario en Argentina.

Por el momento, el país no alcanzó los niveles de demanda prepandemia facilitando la exportación de crudo a distintos mercados. Estamos produciendo y abasteciendo el mercado interno con la posibilidad de exportar el excedente a un valor de mercado internacional.

Esto favorece tanto a la productora como a los gobiernos provinciales, ya que el petróleo para el mercado interno se paga a U$D 55 el barril mientras que el que se destina a exportación se rige por el valor internacional.

Recordemos que el dólar, el precio del barril y los costos de producción son las variables que más influyen en la formación del precio de los combustibles. Si bien, para el Gobierno Nacional el precio del barril en el mercado interno podría continuar condicionado, existe la variable dólar que le será difícil controlar.

Mientras se jugaba la final de la Copa América, el Banco Central de la República Argentina emitió una nueva disposición que limitaba la compra de la divisa norteamericana. Esta nueva restricción o cepo hizo que el dólar trepara a $ 180 y la brecha entre el blue y el oficial se ampliara.

Las medidas no ayudaron a mitigar las especulaciones sobre que pasará con el dólar billete durante las elecciones, si existirá poder de fuego del BCRA o si las reservas líquidas alcanzarán. Esta incertidumbre está generando que el dólar billete se escape y termine presionando el precio de los combustibles líquidos en pleno proceso electoral.

Lo cierto es que el Gobierno Nacional se comprometió a mantener hasta diciembre los valores actuales de las naftas, pero el retraso en los aumentos está generando presión en los estacioneros y podría terminar generando una nueva escala de aumentos como ocurrió en los primeros meses de este año.

Por otro lado, el efecto de inestabilidad cambiaria y nuevas restricciones a la divisa norteamericana genera un sentimiento de inseguridad que termina frenando las pocas inversiones. El tema es que si no hay inversiones genuinas, será difícil crear empleo privado debiendo el Estado acudir a una mayor emisión monetaria.

Será un semestre de telenovela, donde la trama pasará por saber si el Banco Central podrá controlar la presión del mercado o si el Ministerio de Economía utilizará los derechos especiales de giro (DEG) del FMI. Cualquiera fuera la decisión, tendrá impacto directo en la economía y en los ingresos públicos.

En este escenario, poco importa para el mercado interno el precio internacional del barril de petróleo; cuando en realidad, la presión se focaliza sobre la oferta y la demanda de la divisa norteamericana. Un segundo semestre donde empresas, gobiernos y sindicatos deberán hacer gala de sus dotes políticos y moverse con sumo equilibrio

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios