INVENTARON UNA HISTORIA

Les dio vergüenza admitir que les robaron "viudas negras"

Dos hombres de Cipolletti dijeron que una pareja armada los asaltó en su casa. Pero fue una mentira que no pudieron mantener.
martes, 14 de enero de 2020 · 11:49

Dos hombres denunciaron que una pareja armada y violenta les robó la camioneta de la empresa para la que trabajan y otros elementos de una vivienda el sábado a la noche. Pero esa versión se desplomó como un castillo de naipes cuando se descubrió que en realidad habían sido víctimas de “viudas negras”, con las que se disponían a pasar una noche de lujuria.

El episodio ocurrió el sábado alrededor de la medianoche en una vivienda rural de Cuatro Esquinas, Cipolletti.

De acuerdo con lo informado por el jefe de la comisaría 32, comisario José Luis Fratini, el domingo por la noche dos hombres de 41 y 44 años denunciaron haber sido víctimas de un robo a mano armada de características violentas.

De acuerdo con la versión que aportaron, el sábado por la noche se encontraban cenando en la vivienda, golpearon a la puerta y cuando uno de ellos fue a abrir, lo sorprendió una pareja portando pistolas y a cara descubierta. Relataron que bajo amenazas y golpes los encerraron y ataron en una dependencia de la casa y que entonces escucharon ruidos inequívocos de que se estaban llevando gran cantidad de elementos y también la camioneta. Agregaron que se quedaron dormidos hasta que al mediodía del domingo una persona los rescató.

Hasta allí lo que los hombres denunciaron el domingo a las nueve de la noche en la unidad 32, pero la versión no convenció a los investigadores. Dijo Fratini que “decidimos enviar al oficial de servicios y a personal de criminalística para que hagan un croquis del lugar y de cómo pudo haber ocurrido el hecho, pero uno de los denunciantes se quebró y contó la verdad”.

La verdad de lo ocurrido fue que el sábado por la noche ambos habían salido a dar una vuelta en la camioneta VW Saveiro color blanco cuando al transitar por ruta 151 y Circunvalación observaron a dos chicas caminando a un costado. Se ofrecieron a llevarlas y las jovencitas accedieron y partieron. Pasaron por un almacén donde compraron algunas bebidas y se dirigieron, siempre con la aceptación de las muchachas, hasta la casa de uno de ellos.

Agregó que una vez que se disponían a pasar una noche de lujuria, con su amigo se quedaron dormidos profundamente y se despertaron el domingo al mediodía con un fuerte dolor de cabeza y con la casa desvalijada. También les faltaba la camioneta que pertenece a la empresa para la que trabajan.

Fratini confirmó que “fueron víctimas de lo que se denomina las viudas negras”, y que “por vergüenza no contaron la verdad”.

Comentarios

Otras Noticias