ATAQUE EN CAMPO GRANDE

El petrolero quiso matar al médico por la muerte del abuelo

Se confirmó que fue por venganza. Sus características físicas y la presencia de su auto en cercanías del hospital, fueron claves.
sábado, 17 de octubre de 2020 · 14:09

Como obliga el Código de Procedimiento Penal de Río Negro, antes de que se cumplan las 48 de la detención, se le formularon cargos al único detenido por el intento de homicidio al médico del hospital de Campo Grande. El Ministerio Público expuso que fue un petrolero, Marcelo Fernando Fievet quien intentó matar a Jaime Alejandro Vega Aibar en un plan familiar para vengar la muerte por Covid del abuelo de su mujer, el pasado domingo. Para asegurar la investigación, se dispuso la prisión preventiva.

De acuerdo a la acusación del fiscal Martín Pezzetta y respaldada por el Fiscal Jefe Gabriel Márquez Gauna, el acusado, "amparándose en la oscuridad y portando un arma de fuego, corriendo y por sorpresa, aprovechándose del estado de indefensión y distraído de la víctima le dio tres disparos con la intención de quitarle la vida" y sólo por la rápida atención de los compañeros del médico "no pudo lograr su cometido".

Sobre el móvil, Vega fue quien, esa misma noche, le comentó al fiscal que había recibido amenazas por parte del nieto de un hombre que murió el domingo en el hospital de Campo Grande como consecuencia de Covid. Es más, como médico tuvo que seguir atendiendo a la viuda de esta persona, quien estaba en compañía de su nieto Facundo Riffo, quien lo hostigaba permanentemente.

A esas horas andaban cuatro vehículos en el pueblo, dos motos, un auto rojo y la ambulancia, todos protagonistas del hecho. En la ambulancia iba el doctor, las motos son las del testigo y el Fiat rojo es de Fievet

Precisamente el médico herido manifestó que era Facundo Riffo el autor de los disparos. Y un testigo vio pasar una moto Honda Titán como la que tiene esta persona, apenas se escucharon los disparos. Sin embargo las características físicas de Riffo no encuadran con lo que se puede ver en el video de la cámara de seguridad del hospital. Y allí aparece en escena el esposo de la prima de Riffo, Fievet.

El Fiat Grand Sienna rojo del acusado quedó registrado en las cámaras de seguridad instaladas en la localidad. "A esas horas andaban cuatro vehículos en el pueblo, dos motos, un auto rojo y la ambulancia, todos protagonistas del hecho. En la ambulancia iba el doctor, las motos son las que el testigo y el Fiat rojo es de Fievet", explicó Pezzetta, quien luego describió que está registrado que el auto llegó a la localidad minutos antes del ataque y se bajó una persona que podría ser el petrolero, y que luego del hecho, el mismo Fiat rojo frenó sobre la ruta para recoger a una persona que esperaba de a pie. Y mencionó como características particulares del vehículo dos calcomanías grandes blancas y una luz trasera quemada y otra delantera.

Tal como reveló Mejorinformado.com en su edición del viernes, fue la enfermera, quien -como se ve en el video- advertida por el médico se quedó en la ambulancia, la que brindó una descripción del atacante similar a la de Fievet "menudito y con el pelo bien pegado", dijo el fiscal. "No hay en la familia Riffo otra persona con las características físicas del acusado", aseguró Pezzetta durante la formulación, luego de describir quienes eran todos los parientes de Ricardo Riffo, el hombre que falleció por Covid y por el cual responsabilizaban al médico Vera.

Si bien para el Ministerio Público Fiscal hubo participación de al menos un cómplice, porque hubo que desarrollar una organización que consistió en esperar al médico, escapar del lugar en moto y luego coordinar para que lo pasen a busca por la ruta, por ahora el único acusado del ataque "sorpresivo y cobarde" -como definió Pezzetta- es Fievet, esposo de Silvina Eliza Riffo, quien más que nieta, fue criada como una hija por su abuelo y su abuela, Susana Hernández, quien aún continúa internada en el hospital de Campo Grande al ser Covid positivo.

El accionar posterior del petrolero fue determinante para que le dicten la prisión preventiva y no pueda permanecer en libertad mientras avanza la investigación. La jueza Agustina Bagniole sostuvo que "ocultó un elemento fundamental en la causa como el auto y además pretendió inutilizarlo en una clara acción entorpecer la investigación", además de darle crédito al relato fiscal de que los testigos tenían miedo por "la forma de manejarse de la familia Riffo".

Pezzetta describió durante su acusación, que una vez que la Brigada de Investigaciones llegó a la casa de Fievet en Sargento Vidal (una de las tres localidades que conforman Campo Grande junto con Villa Manzano donde está el hospital y San Isidro), el Fiat Grand Sienna estaba estacionado en la puerta, "luego fue puesto en el fondo de la vivienda para sacarlo de la vista, en una clara conducta incriminatoria", relató.

Si bien el arma no se pudo encontrar, en la casa de Facundo Riffo, se halló el buzo con tiras blancas que habría tenido puesto el atacante, en tanto que también se secuestraron los teléfonos celulares. Los fiscales creen que la organización del hecho necesito de comunicaciones entre los integrantes de la familia, por lo que las pericias de los aparatos serán determinantes.

Para preservar la investigación, la Jueza Bagniole dispuso la prisión preventiva solicitada por la fiscalía y ordenó que por protocolo cumpla los 14 días de cuarentena en una comisaría donde está albergado y luego sea trasladado a una cárcel provincial.

Con respecto al estado de salud del médico baleado, se confirmó que evoluciona favorablemente y ya fue dado de alta tras recibir la atención en el hospital de Cipolletti producto de los tres balazos recibido, uno que impactó en la mandíbula, otro en el brazo izquierdo y el restante en la espalda. 

 

 

Comentarios