LA OTRA PANDEMIA

Jugaban al fútbol, los echó la Policía, y terminó todo mal

Fue en Gran Neuquén. Los "futbolistas" atacaron a la Policía y se les unió el vecindario. Dos detenidos y un policía herido.
martes, 16 de junio de 2020 · 22:24

El mismo día en que el gobernador Omar Gutiérrez anunciaba que se volvía atrás con la apertura de actividades recreativas y deportivas, en el barrio Gran Neuquén un grupo de personas disputaba un partido de fútbol. Tras haberse retirado por pedido de la Policía, regresaron pero con más actitud de barra bravas que deportistas. Increparon a los uniformados, golpearon a uno de ellos y a la trifulca se unieron vecinos que se enojaron por el accionar de los uniformados. Dos jóvenes quedaron detenidos y un efectivo con el pómulo hinchado por una trompada.

El incomprensible episodio se registró este martes a las cinco de la tarde cuando efectivos policiales de la comisaría 18 que recorrían la zona observaron a un grupo de personas que despuntaban el vicio con un picadito en una cancha ubicada en Cayasta y Novella.

Según la información oficial, el personal uniformado se acercó para informar a los “deportistas” que esa actividad no estaba autorizada en el contexto de la pandemia de coronavirus. Los hombres “fueron invitados a retirarse del lugar en forma pacífica”, se dijo.

Agarraron la pelota y se retiraron, pero a los pocos minutos regresaron “con una actitud más agresiva hacia el personal policial; comenzaron a increparlos argumentando que no se irían”, lo que derivó en la detención de un muchacho de 22 años, que aparecía como promesa del balonpie del barrio Gran Neuquén.

Se lo llevaron a la comisaría para su identificación y se lo informó de que había incurrido en la infracción al artículo 205. Los uniformados que se quedaron en el lugar la pasaron muy mal, ya que los jugadores que permanecían en la cancha comenzaron a tirarles elementos contundentes. En ese marco, fue detenido otro joven de 23 años.

Los vecinos del lugar que observaban lo que ocurría, hicieron causa común contra los uniformados y les tiraron con todo lo que encontraron. Uno de los uniformados recibió una trompada en el rostro que le provocó la inflamación del pómulo y una herida cortante en la oreja izquierda, por lo que debió ser atendido en el hospital.

Comentarios

Otras Noticias