Buscaban un camión robado

Discutieron, lo mataron y tiraron en la comisaría

Padre e hijo asesinaron al dueño de un complejo de Playas Doradas. Uno de ellos tiene antecedentes de secuestro extorsivo.
sábado, 27 de junio de 2020 · 13:52

César Alejandro Massetta y Victor Edgardo Massetta, fueron acusados como coautores del homicidio agravado por el uso de arma de fuego de Emilio Bonifacio García ocurrido en la villa turística de Playas Doradas, a 32 kilómetros de Sierra Grande. Luego del crimen, cargaron el cuerpo en el baúl del auto y lo tiraron en la puerta de la comisaría, para luego ingresar y entregarse.

Según los primeros datos de la investigación, César Massetta, abogado recibido en la cárcel mientras cumplía condena por secuestrar a un niño, llegó hasta el complejo de García en búsqueda de un camión F-250 que le habían robado. Allí discutieron y padre e hijo sacaron de entre sus ropas un revolver calibre 32 y una pistola Bersa calibre 40 semiautomática para matarlo

La autopsia realizada en Viedma arrojó que la víctima tenía 7 balazos en el cuerpo: 2 en zona dorsal derecha, 1 en lateral izquierdo, 1 en lateral derecho, 1 en gluteo derecho y 2 la región toráxica anterior a nivel de la 3° y 4° costilla. Además, los imputados están acusados del intento de asesinato del compañero del fallecido, José Antehuín, quien logró huir del ataque y ocultarse entre los arbustos. 

De acuerdo al relato de Antehuín, los investigadores determinaron que los hombres mantuvieron una fuerte discusión con García pero en cierto momento se retiraron y pocos minutos después regresaron para matarlo. Luego cargaron a la víctima en el auto en el que habían llegado, un Volskwagen Golf de color verde, manejaron casi 40 kilómetros con cuerpo en el baúl y se dirigieron hacia la Comisaría de Sierra Grande, donde lo tiraron.

Ambos hombres declararon ante los policías (lo cual no tiene validez legal y deberán ratificarlo ante la Justicia) que lo habían matado en el marco de una pelea y que había sido en defensa propia. 

Los fiscales Juan Pedro Puntel y Mariela Coy, secuestraron las dos armas que habían sido entregadas por los acusados en la Comisaría 13 de Sierra Grande, junto con el cadáver del hombre, dos vehículos (un VW Golf que se usó para trasladar a la víctima y el de los imputados), teléfonos celulares y diversas prendas de vestir, entre otra evidencia.

Entre las pruebas presentadas figuran el acta de procedimiento de la Comisaría que refleja que ambos imputados "se apersonan en la guardia cargando el cuerpo de una persona de sexo masculino a quien lo arrojan, lo tiran, en el piso".

El juez Juan Martín Brussino, formuló los cargos y tuvo en cuenta la declaración del testigo  de los hechos que también fue atacado es un elemento suficiente para determinar la prisión preventiva.

 

Comentarios