INSEGURIDAD

Hay malestar por "frazada corta" en la policía de Neuquén

En medio de la pandemia y larga cuarentena, aumentó el trabajo. No cobran adicionales. Aquí, algunas de las razones que se dan en Off.
viernes, 14 de agosto de 2020 · 11:46

La pandemia de coronavirus profundizó algunos de los problemas que venía arrastrando la Policía de Neuquén, que debió repartirse entre las tareas inherentes a la seguridad ciudadana y al control de las restricciones de circulación con el mismo plantel de personal.

Bajo la superficie se supo que existe un fuerte malestar en la fuerza que se acrecentó a partir del 21 de marzo pasado, cuando se dispuso el aislamiento social preventivo y obligatorio, que significó un recargo de servicio para los cuadros medios y bajos de la Policía, sumado a las bajas por contagios por Covid en personal de comisarías o de alcaidías. Se dio, a partir de ese contexto, el síndrome de “la frazada corta”.

Una fuente cercana a la fuerza enumeró una serie de temas que preocupan a la cúpula policial, y que generaron “un bajo nivel de motivación” entre el personal subalterno. Lo salarial está incluido, pero también lo operacional.

Son varios los reclamos que aún no pudieron ser canalizados oficialmente.

La entrega de elementos de seguridad y sanidad –en tiempo de pandemia- es uno de los déficits apuntados por la fuente consultada. “Hay escasez de barbijos o de alcohol en gel para el uso del personal de comisarías o de calle, por lo que las condiciones de prevención no se está cumpliendo”, afirmó.

“El personal está cansado; no existe la rotación y en algunos casos se está recargando de horas de servicio a gran parte de la suboficialidad;  en algunos sectores se cumple el régimen de servicio de 12 por 36 horas, pero en una minoría. En la mayoría se ha dispuesto uno de 12 por 24 lo que para la tarea policial es un exceso”, agregó.

La cantidad de efectivos policiales no creció proporcional al de habitantes de la provincia, según los datos del censo 2010 y lo estimado para este 2020. “En 2010 había unos 5 mil efectivos policiales para una población de 550 mil habitantes; para este año, el plantel es de más o menos 6 mil policías pero para una población que se estima en unos 700 mil”, es decir que se amplió la relación de policía/habitante.

“Se compran vehículos pero no se reparan los que se rompen; y en algunos casos hay móviles que no se mueven por falta de combustible”, explicó la fuente consultada. “Hay una sensación de zona liberada en algunos barrios, y es porque falta personal”, agregó.

Y la situación económica añade uno de los condimentos más sensibles al malestar. “El personal que hace adicionales en el sector Salud hace seis meses que no los cobra. Hace un año y medio el gobernador (Omar Gutiérrez) prometió regularizar el tema de los adicionales y hasta ahora no ocurrió”, indicó finalmente.

Desde el ministerio de Seguridad que comanda Vanina Merlo, se informó que este jueves fueron depositados 25 de los 39 millones de pesos adeudados en concepto de adicionales, al personal polcial.

 

Comentarios