ABUSO SEXUAL

La mujer violada por los policías será querellante

Luego de enterarse que los beneficiaron con prisión domiciliaria, contrató un abogado para impulsar la causa.
lunes, 11 de enero de 2021 · 18:00

Mientras en Allen diversas agrupaciones feministas se manifestaban frente a la Comisaría 6ª en reclamo de Justicia, la mujer que denunció a tres policías por abuso sexual se presentó en la causa como querellante para intentar revertir la decisión del Juez de Revisión que los benefició con prisión domiciliaria. 

El hecho es un verdadero escándalo en la Policía rionegrina, ya que dos de los tres uniformados debían estar de servicio en la comisaría 6ª durante la noche en la que sucedió el ataque sexual. Pero esto no es todo, como informó Mejor Informado uno es su ex pareja, sobre quien pesaba una orden de restricción de acercamiento y otro es quien debía verificar su integridad durante los rondines que la Justicia le había ordenado a la Policía realizar cada un periodo prudencial. Ambos, junto con un tercer uniformado, la sometieron, como fue comprobado por los médico forenses.

Se trata de un ataque en manada, protagonizado horas después de que la víctima concurriera a la fiscalía para ser atendida por la doctora Norma Reyes, por la reiteración del incumplimiento de la restricción por parte de Emanuel Tellechea, quien era su ex pareja

Desde que se conoció el caso, el Ministerio Público se puso al frente de la investigación y en apenas dos días logró la prisión preventiva para los tres uniformados. Sin embargo, se fue diluyendo el empuje y un Juez de Revisión consideró que las pruebas en contra de los policías no eran contundentes, por lo que los benefició con prisión domiciliaria el pasado jueves.

Esta mañana, la víctima se presentó con su abogado para interiorizarse de la decisión del magistrado y tuvo acceso l expediente en el cual se presentó como querellante. "Se trata de un ataque en manada, protagonizado horas después de que la víctima concurriera a la fiscalía para ser atendida por la doctora Norma Reyes, por la reiteración del incumplimiento de la restricción por parte de Emanuel Tellechea, quien era su ex pareja", explicó el abogado querellante Marcelo Hertzriken Velázco.

Los detalles de la denuncia son siniestros, ya que la mujer contó en la fiscalía que fue engañada por otro de los policías acusados, Nicolás Román, quien le dio una bebida con algún somnifero y se despertó en un departamento en el que estaba Tellechea y un tercer policía Víctor Hugo Vizcarra, quien a su vez era en encargado de hacer los rondines para verificar que la mujer no había sido atacada por su ex pareja.

Quedó comprobado con los estudios médicos solicitados por la fiscalía a los forenses, que la mujer fue violada. La víctima relató que fue penetrada sin su consentimiento por los tres policías de manera alternada y que le apoyaron una pistola 9 milímetros en la cabeza para intimidarla y que no los denuncie.

De acuerdo al abogado, "las pruebas son contundentes, no estamos de acuerdo con la prisión domiciliaria que es cuanto menos ridícula por el riesgo de entorpecimiento de la investigación, la utilización del poder que tienen como policías en actividad y los lazos de compañerismo y falsa camaradería, desde el momento en que pergeñaron el ataque entre los tres, siendo uno de los protagonistas la persona que la golpeaba y que fue excluida de su hogar y otro encargado de su custodia". 

Por otra parte, un grupo de mujeres manifestó frente a la sede de la Comisaría 6ª de Allen con banderas de "Ni Una Menos" y colgaron diversos carteles en la puerta, en repudio a la decisión judicial que les permitió a los acusados estar en sus casas mientras se lleva adelante el proceso.

El sábado 19 de diciembre, la mujer se presentó en la fiscalía y denunció que durante la madrugada, tres policías, de los cuales uno era su ex pareja, la habían abusado. Horas más tarde, los tres policías fueron detenidos, la Comisaría 6ª de Allen fue allanada y el jefe de la unidad fue reemplazado. Es que dos de los policías acusados debían estar de servicio esa noche, por eso la fiscalía secuestró el libro de guardias. El otro uniformado se encontraba de franco y trabajaba en la Unidad 56 de Costa Este.

Desde ese momento, los acusados permanecieron tras las rejas y dos días después el juez de Garantías Julio Martínez Vivot, los imputó y valoró que “a menos de 48 horas de ocurrido el hecho, hay elementos suficientes para dar por formulados los cargos” y expresó que “está claro el hecho que denuncia la víctima y están claras las lesiones relacionadas con un abuso sexual”, comprobadas por el informe de los forenses que la examinaron.

El magistrado fue quien dispuso la prisión preventiva “porque el delito que se investiga tendría, en caso de demostrarse, una pena mínima de 8 años de prisión efectiva”.

 

Comentarios

Otras Noticias