PIDIÓ LA PENA MÍNIMA

Por la escasa escolaridad, justificó a un abusador

Fue el alegato del defensor oficial en el juicio de cesura de un hombre que violó a una nena de 10 años.
jueves, 18 de febrero de 2021 · 00:00

Abusó sexualmente de la hija de su ex pareja cuando tenía 10 años, la Justicia lo condenó  a 9 años y  medio de prisión al considerar con agravante la situación de convivencia. En los alegatos del defensor oficial, el ex Juez de Ejecución Juan Pablo Chirinos, solicitó la pena mínima, al intentó justificar el accionar del hombre argumentando que tiene escasa escolaridad, que ha trabajado toda la vida, y que esperaba que se tuvieran en cuenta otros casos respetando el principio de igualdad.

La calificación legal por la cual el Ministerio Público Fiscal sostuvo su solicitud es la de “abuso sexual simple agravado por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con la menor, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con la menor, dos hechos, en concurso real”. 

Repudiable y sin ningún tipo de consideración por la víctima, como tampoco con los manuales de perspectiva de género, Chirinos justificó a su defendido. Aseguró que tiene escasa escolaridad, que ha trabajado toda la vida, y que esperaba que se tuvieran en cuenta otros casos respetando el principio de igualdad. Por ello solicitó el mínimo de pena para su asistido. Es importante aclarar que de acuerdo al Código Procesal Penal de Río Negro, en una audiencia anterior el hombre ya había sido considerado culpable y solo faltaba la audiencia de cesura en la que se define la pena.

La fiscal jefa en la audiencia de cesura de pena expresó que “como agravante tengo presente el marco de confianza generado por el autor respecto de la niña, buscando su vulnerabilidad en lugares específicos de la casa donde convivía con su madre y sus hermanos, todo para cometer el delito”.

Sumo otro agravante que es la escasa edad donde comenzaron los abusos, a los 10 años. Además existieron dos episodios más, que también fueron probados durante el juicio, uno a los 14 y otro a los 16 años, la figura legal además se agrava por la diferencia de edad con el imputado, la condición de niña de la víctima, teniendo presente entonces la asimetría existente entre ambos y siempre considerando la perspectiva de género”, dijo Echegaray.

"Tengo muy presente la constatación del daño causado, el entorno social de la víctima que ha sido totalmente quebrantado, la grave afectación en relación al vínculo de la joven con su grupo familiar y las condiciones personales del imputado que le permiten distinguir claramente el proceso penal en su contra”, expresó el equipo fiscal.

Los hechos por los cuales el acusado fue condenado ocurrieron entre marzo del 2012 y junio del 2018 en Regina, cuando el ahora condenado aprovechaba la situación de convivencia preexistente con la víctima y en momentos en que quedaba bajo su guarda y custodia, abusó de ella. 

Comentarios

Otras Noticias