UN EMPRENDIMIENTO FAMILIAR

Madre y sus dos hijas estafaban con tarjetas truchas

En dos días hicieron compras por casi 550 mil pesos. Les allanaron las viviendas y recuperaron parte de lo comprado ilegalmente. Tienen antecedentes.
viernes, 19 de febrero de 2021 · 13:43

Una madre con sus dos hijas tenían montado un singular emprendimiento familiar: revendían productos que habían adquirido, pero que habían pagado con tarjetas de crédito robadas o clonadas. Se movían en el Oeste de la ciudad de Neuquén. En dos días, habían estafado a tres comerciantes en 542 mil pesos.

Cayeron porque una de las hijas se fotografió con la vendedora de productos de cocina para una página de Facebook. Se les allanaron sus viviendas y fue recuperada gran parte de lo comprado ilegalmente, además de un arma, un auto y dinero en efectivo. En octubre del año pasado habían sido imputadas por la misma modalidad delictiva.

De acuerdo con lo explicado por el comisario a cargo de la dirección Delitos Económicos de la Policía, Osvaldo Méndez, a mejorinformado.com, la investigación se inició el pasado 11 de febrero cuando una mujer, vendedora de ollas Essen, concurrió a esa unidad policial a radicar una denuncia.

En esa presentación, dijo que el 25 de enero le vendió, por Facebook, productos de cocina a una mujer que le efectuó una compra por un monto de 90 mil pesos que abonó con una tarjeta de crédito. “Le suministró los números de la tarjeta y el código de seguridad y la transacción fue aprobada en el momento. Al domingo siguiente la mujer fue al domicilio de la vendedora, retiró los productos y la mujer le pidió sacarse una foto para publicar en su página de Facebook por la buena venta que había realizado. Y se sacaron la foto”, comentó Méndez. A los dos días, desde la firma emisora de la tarjeta le informaron a la vendedora que el titular de esa tarjeta había desconocido esa compra. “Ahí se dio cuenta que había sido estafada”, señaló.

El otro episodio sucedió más o menos para la misma fecha y tuvo como víctima un comercio del Oeste dedicado a la venta de insumos para peluquerías.

Méndez indicó que las dos hermanas concurrieron al negocio con la intención de adquirir productos de peluquería. “Compraron por un total de 72 mil pesos. Una de ellas le entregó un plástico a la vendedora y cuando ésta la pasó por el posnet, se lo dejó fuera de línea; lo que se llama offline. Por lo que tuvo que hacer la transacción de manera manual”, dijo el comisario. Con el posnet fuera de servicio, la comerciante no llamó inmediatamente a la empresa emisora y a los días, le llegó la notificación que esa venta se había abonado con una “tarjeta inexistente”.

El tercer hecho sucedió en una maderera del Oeste. Allí también concurrieron las dos hermanas que pidieron presupuesto para la compra de postes, clavaderas y machimbre. Hicieron la compra sin chistar y pagaron con el mismo plástico que entregaron en la peluquería, por lo que el posnet de la maderera también quedó fuera de servicio, debiendo hacerse la transacción “a la vieja usanza”, señaló. En total, habían comprado maderas por 380 mil pesos.

Las víctimas radicaron las denuncias correspondientes en la dirección Delitos Económicos de la Policía y también en la fiscalía.

La investigación pudo avanzar gracias a la foto que una de las estafadoras se sacó con la vendedora de ollas, y al registro de las cámaras de seguridad de la peluquería que mostró a las dos hermanas haciendo la compra.

Con un buen cúmulo de información, este jueves se realizaron los allanamientos en los domicilios de la madre y los de sus hijas.

Como resultado de esas diligencias, los efectivos procedieron al secuestro algo más de 100 mil pesos en efectivo, un automóvil, un arma de fuego, teléfonos celulares y las ollas, la madera y varios productos de peluquería.

La fiscalía las notificó del inicio de la causa penal por estafas, pero no dispuso la detención pese a que en octubre del año pasado también fueron imputadas en una causa por estafas, realizadas bajo la misma modalidad.

 

Comentarios