LO MATARON A GOLPES EN LA CABEZA

No estaba perdido, lo asesinaron después del vuelco

La Justicia detuvo a un hombre quien sería el responsable del asesinato con fines de robo.
lunes, 22 de febrero de 2021 · 00:06

Juan Carlos Ferrandi, el hombre de 68 años que estaba perdido desde el miércoles cerca de Patagones y que fue encontrado el sábado a 30 kilómetros del lugar donde apareció su camioneta volcada, no estaba perdido, fue asesinado. El informe preliminar de autopsia elaborado en la morgue de Bahía Blanca fue contundente sobre las causas de la muerte: "traumatismo de cráneo lateral izquierdo y maxilar superior izquierdo", producto de golpes con un objeto contundente.

El accionar de la Justicia bonaerense fue muy rápido, ya que con el informe de los médicos forenses y el informe de la empresa de telefonía celular contratada por Ferrandi, se logró detener a un hombre, que en los próximos días será acusado formalmente por homicidio agravado.

La muerte de Ferrandi no fu producto del vuelco. Los peritos que analizaron los rastros de sangre de la camioneta elevaron un informe al fiscal interviniente con una teoría: el hombre de 68 años no viajaba sólo y la cantidad de rastros de sangre demostraban que algo más haba sucedido allí adentro. También en la forma en que volcó la camioneta, sin la participación de otro vehículo y sin una rotura mecánica era muy difícil de que se produzca.

Además, con el informe de la empresa de telefónica celular sobre su escritorio, que determinó los movimientos del aparato de acuerdo al entrecruzamiento de las antenas y que en un determinado momento, al aparato activó otro chip.

Con todos estos datos, lo único que restaba era encontrar el cuerpo para poder someterlo a distintos estudios que permita descifrar las causas de la muerte, y así fue como con el informe preliminar de autopsia, que determinó que Ferrandi tuvo una muerte violenta, se libró la orden de detención para un hombre que será acusado en los próximos días.

De acuerdo a la hipótesis del Ministerio Público Fiscal de Buenos Aires, en el trayecto de Guardia Mitre hacia Patagones, Ferrandi levantó con su camioneta a Sergio Gastón Carrizo, quien se encontraba haciendo dedo en la ruta 248. A los pocos kilómetros, el ocasional pasajero comenzó a atacarlo y en medio de una pelea se produjo el vuelco de la camioneta Toyota, a unos 13 kilómetros de llegar a destino.

Carrizo fue detenido y reconoció que tuvo en su poder el celular de Ferrandi y reconoció que lo vendió, pero negó haberlo matado. El asesinato está en marcado en un robo, aunque le faltan detalles por descifrar, sobre todo si lo mató en el lugar o lo obligó a caminar herido durante 30 kilómetros, donde fue encontrada la víctima el pasado sábado, luego de más de tres días de intensa búsqueda.

Carrizo habría sido quien dejó atado a la goma de auxilio de la camioneta al perro de Ferrandi, a quien había pasado a buscar por el campo antes de viajar hacia Patagones, a donde tenía un turno con un médico durante la mañana del miércoles, el día que desapareció.

Comentarios