CRIMEN DE MARÍA MARTA

La débil prueba que vincula a Pachelo en el asesinato

Nicolás Pachelo es el imputado en el tercer juicio por el asesinato de María Marta García Belsunce. Los audios fueron tomados un mes después del crimen.
miércoles, 20 de julio de 2022 · 19:58

En la quinta jornada del tercer juicio por el asesinato de María Marta García Belsunce, ocurrido en un country en octubre de 2002, que se le sigue a Nicolás Pachelo, el tribunal escuchó audios del imputado, tomados de su teléfono celular poco después del crimen. En uno, reconoció tener un fusil en su casa del Carmel y en otro se refirió de manera denigrante de la víctima. Sin embargo, la prueba contra el ladrón parece no ser suficiente como para lograr una condena.

El ex vecino de María Marta llegó como único imputado al tercer juicio. En los anteriores, Carlos Carrascosa, el viudo, fue condenado y luego sobreseído, como también familiares de la víctima a quienes acusaron de encubrimiento.

Pachelo estuvo siempre en la mira de la familia García Belsunce. Estaba considerado el ladrón del barrio privado y hubo quienes le tenían miedo.

El fiscal que lo acusa está convencido que Pachelo fue quien le efectuó los seis disparos a la cabeza a María Marta García Belsunce esa fatídica tarde del 27 de octubre de 2002 a la hora en la que se jugaba el superclásico entre Boca y River.

Los audios fueron escuchados por los integrantes del Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 de San Isidro, en el inicio de la quinta audiencia del juicio, donde también se reprodujeron otros: uno de una conversación de Pachelo con un periodista y el restante con otro hombre.

"No sé si es croata o yugoslavo, de la guerra de Bosnia...no sé...de los quilombos de ahí. Es  entodo negro, con culata negra, y carga tres tiros. Es una bestia, tirás a un árbol y lo partís, es una bestia. La mira no es buena. Si querés mañana te lo muestro, lo tengo acá en el country", se escucha decir a Pachelo en una comunicación telefónica con otro hombre que le pregunta por "el fusil" que el acusado le había mencionado.

En el primero, el ex vecino reconoce un robo a un habitante del Carmel y en el restante, del 15 de diciembre de 2002, habla de María Marta García Belsunce.

"Cuando uno es pendejo se manda cagadas….mi vieja me lo dijo siempre…estoy en este quilombo con esta vieja conchuda que ni la conocía. Parece que los fiscales se pusieron a investigar a todos los socios del club y el único que tenía quilombos era yo. Y que yo estaba peleado a muerte, pero era mentira", dice el acusado.

Los siguientes son los audios que fueron difundidos hoy donde el acusado Nicolás Pachelo menciona de manera denigrante a la socióloga asesinada y asegura que en su casa del country Carmel guarda un fusil.

Las escuchas telefónicas pertenecen al celular de Pachelo y fueron ordenadas por la Justicia tras el crimen de María Marta.

Audio 1:
Pachelo habla con un conocido llamado Cristian
Cristian: Hola, ¿Nicolás?
Pachelo: ¿Sí?
C: Cristian de Del Viso.
NP: Ahhh, ¿cómo andás?
C: Bien, bien. Che Nico, ¿no te acordás la marca del fusil?
NP: Ahora no estoy en Buenos Aires. No sé si es croata o yugoslavo, de la guerra de Bosnia...O de por ahí, de los quilombos de ahí.
C: ¿Y la forma?
NP: Es todo negro, con culata de plástico negra. Es tres tiros calibre 338. Es una bestia. Tirás a un árbol y lo partís. La mira no es buena. Es chica. Yo la usé el año pasado para ir a cazar jabalíes. Yo mañana te la muestro y la vemos juntos. La tengo allá en el country de Pilar.
C: Ah bueno, mañana la vamos a ver entonces.
NP: Dale, llamame mañana.
……………………………………..
Audio 2:
Pachelo habla con un amigo
Pachelo: Willy, ¿qué hacés querido? ¿Todo bien?
Willy: Todo bien, vos cómo andás?
NP: Y acá boludo. Acá estamos. Cuando uno es pendejo y se manda cagadas. Después estas cosas... mi vieja me lo dijo siempre, en la vida pesan. Y acá estamos boludo. Me meto en este quilombo con esta vieja conchuda. Ni la conocía ni estaba en el club ni nada. Parece que los fiscales empezaron a investigar a todos los socios del club y el único que tiene un quilombo y un tema abierto por unos cheques que me afanaron soy yo. Aparte salieron dos o tres versiones de que yo con la mina estaba peleado a muerte y no se qué. Es todo mentira.
……………………………………..
Audio 3:
Pachelo habla con el periodista Raúl Kollman
Pachelo: Lo único que les pido es que chequeen la información, los antecedentes en el Carmel son mentira. Lo único que es verdad son los palos de golf y tengo que ir a declarar a Comodoro Py. Un tipo sale con una computadora y dice `me la dio Pachelo`, así como yo puedo decir que me la diste vos y vos que te la dio Pepito. Eso es todo lo que hay de la computadora, es un verso grande como una casa.
Raúl Kollman: Pero cuando el electricista este sale del country, ¿no te llaman a vos desde la puerta del country?
P: No, eso es mentira. Jamás. ¿Cómo voy a autorizar que retiren algo que yo no entregué?
K: Ellos dicen que vos le pagaste con esa computadora a este tipo Rodríguez…
P: Rodríguez, ¿sabés lo que hace? Cambia cueritos y hace trabajos de electricidad.

La sombra de Pachelo

La empresa de vigilancia del country Carmel de Pilar había asignado las semanas previas al crimen a un vigilador para realizar un seguimiento especial sobre los movimientos del vecino Nicolás Pachelo y de su entonces esposa, a quienes apodaban "Romeo y Julieta", ante las sospechas que recaían sobre él por robos en el predio.

El dato sobre el seguimiento al que denominaban "sombra" fue revelado este miércoles por el testigo Carlos Alberto Villalba, un hombre que actualmente es albañil pero que en el 2002 trabajaba como vigilador privado y cumplió funciones en el Carmel durante 20 días del mes de octubre de ese año, pero que no estuvo presente el día del crimen de María Marta García Belsunce.

"A Pachelo lo conozco como Romeo", dijo Villalba ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 de San Isidro, tras asegurar que si bien estaba asignado a la seguridad en el country "Campo Chico", en octubre del 2002 lo cambiaron al Carmel y le asignaron "el puesto 4, entre las 6 y las 18".

"Mi trabajo era vigilar a Romeo y a Julieta, que eran Pachelo y su señora" (Inés Dávalos), dijo Villalba, un hombre con problemas de visión en ambos ojos que aclaró que en el momento del hecho apenas "podía ver un bulto" y era imposible distinguir a las personas.

"Yo tenía que modular cuando se movían en el auto, pero como tengo problema en la vista, veía un bulto que era el auto rojo y modulaba que se movía. Solo sobre Pachelo y su mujer se hacia la vigilancia", explicó el entonces vigilador, quien aclaró que nunca le dijeron por qué motivo tenía que cumplir esa función.

Según el hombre, "una vez que Pachelo y su esposa se retiraban, me podía ir a mi casilla en el puesto 4".

De acuerdo a la investigación, el seguimiento a Pachelo había sido solicitado por las autoridades del Carmel a la empresa de seguridad del barrio como consecuencia de las denuncias por los robos de palos de golf en distintas casas.

Sin embargo, el 27 de octubre de ese año, justo el día del crimen de María Marta García Belsunce, el vigilador no estuvo cumpliendo su rol de "sombra" de Pachelo, porque le pidieron que fuera a otro country, aunque no recordó en el juicio quién fue la persona que le ordenó la modificación de su lugar de trabajo.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios