A LA SPERA DELA SENTENCIA

Crimen de Lucio: la confesión de la novia de la mamá

El último día del juicio, Abigaíl Páez decidió hablar. Su pareja, también imputada, Magdalena Espósito Valenti, no quiso escucharla y se fue de la sala.
viernes, 20 de enero de 2023 · 19:07

Abigaíl Páez, una de las acusadas de haber vejado y asesinado a Lucio Dupuy de 5 años en La Pampa, rompió el silencio y en la última jornada del juicio decidió declarar. Confesó haberle “pegado unas pataditas en la cola porque se estaba mandando un moco” dijo. Su novia, Magdalena Espósito Valenti, decidió no escucharla y pidió ser retirada de la sala de audiencias.

Una vez retirada la otra imputada, Páez relató que ese 26 de noviembre de 2021 había llevado a su pareja al trabajo y, luego, volvió a la casa para "cuidar a Lucio". De acuerdo a su testimonio, cuando llegó a la casa "Lucio se estaba mandando un moco" y, de inmediato, tomó del brazo al niño y le pegó "varias pataditas en la cola".

"Fue todo muy rápido, no sé. Le pegué y no medí dónde, la verdad, ni sé por qué tampoco”, agregó, al mismo tiempo que se echó a llorar. "No le encuentro una explicación todavía. Sé que lo lastimé, me di cuenta en el momento e intenté remediarlo. Luego, lo alcé y lo llevé a la ducha porque pensé que iba a reaccionar. Él intentaba hablar, estaba consciente todavía. Se bañó parado. El me intentaba hablar, como para decir algo, pero no le salían las palabras".

Continuó su estremecedor relato. “Cuando voy a buscar ropa para cambiarlo, escucho un golpe y cuando vuelvo lo veo que estaba tirado en el piso, sin reacción. De cara al piso. Ni siquiera había apoyado las manos. Como si estuviese desmayado, no sé. Entonces yo por el mismo temor lo toqué con el pie para ver si reaccionaba y vi que no tenía respuesta de él, entonces me acerqué y lo di vuelta, lo puse boca arriba”, agregó una de las acusadas por el estremecedor crimen.

Luego agregó: "Cuando vi que se estaba debilitando o desvaneciendo, lo saqué, lo tapé con su toallón y lo llevé a mi pieza. Después lo senté en la cama y me fui a buscar ropa a su pieza para cambiarlo, lo más rápido posible porque era una situación muy desesperante en la que no sabía cómo reaccionar, ni qué hacer para que se recompusiera”.

“Cuando voy a buscar ropa para cambiarlo, escucho un golpe y cuando vuelvo lo veo que estaba tirado en el piso, sin reacción. De cara al piso. Ni siquiera había apoyado las manos. Como si estuviese desmayado, no sé. Entonces yo por el mismo temor lo toqué con el pie para ver si reaccionaba y vi que no tenía respuesta de él, entonces me acerqué y lo di vuelta, lo puse boca arriba”, agregó una de las acusadas por el estremecedor crimen.

Seguidamente, contó que intentó hacer reanimación cardiopulmonar en el niño, pero que no sabe si lo hizo "bien o mal" porque "no sabía cómo hacer la maniobra de la manera que correspondía".

Finalmente concluyó: “En ese momento, lo levanté a upa y traté de ponerlo en mi hombro para que estuviera bien acomodado y no se me cayera. En ese momento, vomitó cuando estábamos por salir de casa, no sé si en el comedor. Largó como una bilis, un vómito transparente. Y nada, después lo lleve a la salita. Ahí llegamos al hospital y me dijeron que había fallecido, que no tenía vida”.

En toda su declaración, Abigail Páez jamás mencionó otras vejaciones realizadas al menor: golpes de otro tipo que fueron constatados en la autopsia, mordeduras, quemaduras de cigarrillo y los signos de abuso sexual.

En tanto, la sentencia por parte de la jueza Alejandra Ongaro y sus vocales Andrés Olié y Daniel Sáez Zamora se conocerá el próximo jueves 2 de febrero, en la causa que acusa a Páez y Espósito Valenti de “homicidio triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía" y "abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización y con acceso carnal vía anal".

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios