QUEDAN EN EVIDENCIA TRAS LOS ESCRACHES EN REDES

Cada vez hay más abusos sexuales entre los adolescentes

Hoy la mayoría de los casos tiene como caja de resonancia la Línea 102 de Atención al Maltrato y Abuso sexual Infantil, que funciona en el Hospital Castro Rendón.
domingo, 24 de noviembre de 2019 · 14:07

El fenómeno de los escraches en las redes sociales dejó en evidencia una realidad que inquieta y por la cual se reclama un espacio institucional como primer gesto de que además, de que preocupa, se ocupan las autoridades.  Días atrás precisamente, el propio gobernador Omar Gutiérrez anunció que creará el primer observatorio de datos de abusos infantojuveniles del país. Por ahora el espacio al que llegan casi naturalmente estos casos es a través de la Llínea 102, que tiene su base en el Hospital Castro Rendón.

Se reconoce que ante una realidad que cada vez presiona más y reclama tratamiento, los casos de ofensores sexuales menores de 18 años, por ahora, se trabajan desde el Equipo de Atención al Maltrato y Abuso sexual Infantil, conocido como la Línea 102, que depende del Ministerio de Salud provincial. No fue pensado ese espacio para estas situaciones, pero no hay por ahora otro ámbito oficial. No obstante, el tema se aborda y se discute en varias de las mesas provinciales interinstitucionales, donde participan referentes de los diferentes poderes del Estado.   

El fenómeno de los ofensores sexuales menores de 18 años comenzó a evidenciarse con más fuerza en los últimos 4 años en Neuquén, casi en simultáneo con el proceso social que gana terreno y que tiene su formato de denuncia preferencial en las redes sociales, en lugar de ámbitos institucionalizados, como por ejemplo, en dependencias judiciales. La cada vez mayor visibilización de la violencia en todas sus formas  es parte de este proceso que con diversos resultados y muchas veces con un alto costo para las víctimas, encuentra en los “escraches” un mayor impacto. Se reconoce que la condena social gana terreno a los tiempos de la Justicia.

De la consulta realizada por este medio a diferentes fuentes que intervienen desde diversos laterales, se confirmó que se trabaja en la recopilación de datos que permitan elaborar un perfil para un futuro dispositivo que los pueda atender. Esa información preliminar arroja que:

  • Los abusos sexuales entre pares se da entre victimarios de 14 a 16 años y víctimas de 10 a 12 años.
  • Que las primeras denuncias comienzan mayoritariamente en ámbitos comunes, por ejemplo, la escuela.
  • Que antes que llegue la denuncia de parte de la familia de la víctima, se conoce por los docentes o directivos de la escuela.
  • Y un dato no menor, que muchos de los ofensores sexuales acuden a pedir ayuda, reconociéndose confundidos con su propia sexualidad.
  • También se advierte que esta realidad presenta particularidades, según se trate del área Confluencia o el interior de la provincia.

Para la creación del observatorio de datos de abusos infantojuveniles ya se firmó un acuerdo para que aporten información, 25 municipios y 21 comisiones de fomento de la provincia. Y en este plano, Gutiérrez fue enérgico:  “Vamos a trabajar para que no haya ni un solo abuso infantil y juvenil en Neuquén. No es un tabú, hay que empezar a hablarlo, trabajarlo y dialogarlo, porque una de las causales con las cuales se configura, es la falta de confianza y el temor del niño y la niña a hablar, a comunicarse”. Por ello, hay expectativas que en los anuncios del nuevo gabinete provincial -se esperan para esta semana- se contemple la creación de un área específica para atender a los ofensores sexuales juveniles, en sintonía quizás con el trabajo que ya se viene realizando desde el ministerio de Ciudadanía, abordando las violencias en todas sus formas.

Comentarios

Otras Noticias