ESPECIAL, DÍA DEL PETRÓLEO

La vaca flaca, pero no muerta

La formación geológica sigue siendo el horizonte del país. Con diferencia de criterios y de tiempos, los gobiernos están dialogando sobre el futuro de Vaca Muerta. La riqueza geológica se conoce, falta la infraestructura. El gobernador se puso al frente ante la amenaza de despidos. Una celebración entre incertidumbre y esperanza.
viernes, 13 de diciembre de 2019 · 11:19

Hace poco más de 110 años que un pequeño grupo de personas celebraba el descubrimiento de petróleo en Comodoro Rivadavia. Tambien hace menos de 10 años, el entonces gobernador Jorge Sapag iniciaba un peregrinaje para dar a conocer las bondades de los no convencionales de la provincia del Neuquén.

Vaca Muerta está más viva que nunca se escuchaba decir hasta hace poco tiempo a políticos locales. Bajo este concepto los neuquinos se acostumbraron a vivir de la “vaca” sin imaginar que con apenas 10 años, la formación geológica era simplemente un ternero. Hoy por hoy, la vaca no está ni muerta, ni está más viva que nunca. Literalmente la vaca está “políticamente flaca”.

El gobernador Gutiérrez comprendió que Vaca Muerta no es el ombligo de Argentina y mucho menos de la nueva política nacional. Sin lugar a duda este cambio de relación generó incertidumbre y terminó obligando al líder provincial de los No Convencionales a fijar posición dentro y fuera de los límites de la formación geológica.

Como las contradicciones históricas entre la ciudad y el campo o el trabajo físico y el intelectual; Omar Gutiérrez planteó en el acto de apertura de su segundo mandato la nulidad del decreto 566/19 que terminó de desacelerar la inversión en la provincia. “Voy a poner la cara para buscar soluciones” les transmitió a los presentes en la Legislatura Provincial. “Si hay telegramas, habrá que contrastarlos con más puestos de trabajo”, expresó frente a los diputados provinciales e invitados el pasado 10 de diciembre.

“Es importante que recuperemos y sostengamos reglas de juego claras… hay que generar estabilidad normativa y esto es lo que estamos dialogando” remarcó el mandatario provincial para llevar tranquilidad a los presente, y especialmente, a la industria petrolera.

En la misma sintonía que el gobernador, pero con una cuota de negociador, Jorge Sapag expresó días atrás que “tenemos que ver cuáles son las medidas correctas para que la republica salga adelante, tenemos 7/8 mil familias que están esperando señales claras; el precio en boca de pozo y el régimen cambiario para que las empresas sepas que su plata está a resguardo”.

“Hay que darle el tiempo necesario al presidente para que dé su mensaje, tome la posta…” expresó el ex gobernador. “El camino no es espantar a las empresas…”.

Pero la estrategia discursiva de Alberto Fernández en eliminar -en su discurso inaugural- toda referencia sobre Vaca Muerta fue una clara señal que el presidente -por el momento- no será el interlocutor con la provincia. Como la omisión también es parte del mensaje, el flamante presidente obligó -sin decirlo- a centralizar la atención en el Secretario de Energía y el nuevo presidente de YPF.

Ante la ansiedad generalizada que ocasionó la omisión, el nuevo ministro de Desarrollo Productivo, Martías Kulfas, debió enviar ayer alguna señal a la industria, y especialmente al gobierno provincial. “Vaca Muerta es una actividad que abarca toda la Argentina. Influye positivamente en todo el país. Queremos potenciarla” dijo en La Rural frente a un auditorio de pequeños y medianos empresarios, para agregar “no hay un programa productivo que funcione con un modelo macroeconómico inestable”.

Para tranquilidad, la vaca no está muerta, solo está flaca. Hay que ser pacientes y saber esperar para poder sentar las bases de un desarrollo sostenible. El desafío del gobierno nacional pasa por generar la infraestructura necesaria para competir dentro de cuatro años en los mercados internacionales.

La prioridad de la nueva administración no será contabilizar la cantidad de fracturas, metros de extensión de nuevos pozos  o alcanzar el récord de equipos de perforación. Por lo que han declarado las nuevas autoridades, el crecimiento estará centrado en el desarrollo de la logística y la infraestructura. La hipótesis de la administración Fernández sostiene que de continuar con esta lógica, la capacidad instalada del país colapsaría en poco tiempo generando una brusca desaceleración de la actividad producto de la falta de inversión mas que del cambio de reglas de juego.

Sobre esta línea de pensamiento, Neuquén se deberá acostumbrar a no ser el centro de atención o la niña mimada del gobierno central. Para la administración Fernández el desarrollo sostenible pasará por la logística e infraestructura que incluye -sin lugar a duda- a varios estados provinciales, a varios sindicatos y a varias pequeñas y medianas empresas de otras regiones, algo que el egocentrismo provincial y sindical no alcanzó a visualizar en los últimos cuatro años.

Comentarios