Violencia de género

Soledad Genari analizó la relación cuarentena - femicidios

La Vocal del TSJ advirtió que "El estado debe ponderar este fenómeno como parte de la emergencia".
sábado, 9 de mayo de 2020 · 13:17

La Vocal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Soledad Genari, publicó en la página de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA), una reflexión sobre la estrecha relación entre las consecuencias anímicas en los hombres por la cuarentena y el alarmante número de casos de violencia de género y femicidios.

La Ministra del máximo tribunal de la Provincia eligió el sitio online de la asociación, de la que además es parte de la comisión directiva como secretaria, para expresar su preocupación y advertir al Estado de la necesidad de profundizar sus acciones tendientes a combatir la creciente violencia hacia las mujeres. También detalló lo que puede ser calificado como señales de alarma en el comportamiento de los hombres, para que las potenciales víctimas puedan anticiparse y denunciar a los violentos a tiempo.

Bajo el título "El aislamiento y su influencia en el ciclo de la violencia en las relaciones de pareja", la Vocal del TSJ explicó:

El aislamiento tiene un efecto especifico sobre todos los tipos de violencia, incluso la sexual donde las consecuencias también son devastadoras. En el caso de las relaciones de pareja la permanencia dentro del hogar puede generar varios escenarios, quizá donde no había violencia, surjan o se sucedan episodios escalados de menor a mayor; donde ya existía de forma moderada o leve, que esta se agrave y en el caso de que se ejerza un tipo de violencia con altos indicadores, el riesgo de femicidio se potencie de una forma incalculable.

Dentro del “ciclo de la violencia” –concepto acuñado por la reconocida psicóloga americana, Leonor Walker- la inesperada necesidad de permanecer en sus hogares incide específicamente en lo que denominamos “acumulación de tensión” que luego deriva en episodios o estallidos.

En esta primera fase comienzan los desacuerdos, conflictos y hostilidad, por su parte la convivencia con una intensidad extrema como lo es el “aislamiento obligatorio” hace que esta etapa se agudice, pues además se resignifican y reasumen roles, lo cual también genera un cambio en la dinámica de la relación.

Ya sea que haya antecedentes o no; en esta etapa, el agresor registra cada vez mayor irritabilidad, intolerancia y frustración, con diferentes interacciones, etapa en la cual ante todo “aísla”, critica, humilla y señala a la víctima como responsable de su estado de ánimo. Justamente en la fase que mencionamos –acumulación de tensión-  el “aislamiento de la victima” es indispensable, se necesita a una mujer, sola, sin contacto con un circulo contendor, situación que hoy se ha tornado en obligatoria por cuestiones sanitarias, ergo el aislamiento, vehiculiza la soledad de la víctima, estado indispensable para que el agresor avance, sumado a ello, la dificultad para denunciar y por último la complejidad del seguimiento.

Por ende, dentro de la emergencia sanitaria un aislamiento sin estrategias eficaces conscientes con la fenomenología de la violencia solo puede conducir al agravamiento del riesgo de la mujer victima. El estado debe ponderar este fenómeno como parte de la emergencia, de lo contrario lo que se pretende evitar  por un lado –riesgo o daño a la salud- se genera por otro. Por último es importante señalar que la transversalidad de la perspectiva de género en el marco de medidas de excepción debe ponderarse primordialmente, pues es sabido que quienes primero ven cercenados sus derechos son las personas en especial condición de vulnerabilidad como ser las mujeres y más aún las victimas de violencia.

Fuente: amja.org.ar

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias