Nido del Tiempo

Lo salvaje apareció en mis sueños

La semana pasada fue presentado en Buenos Ares "Lo salvaje apareció en mis sueños", el libro-obra de la artista Laura Ferro. Conozcan la historia que comenzó allá por el Siglo XIX con un abuelo pionero.
lunes, 25 de noviembre de 2019 · 12:00

Por Carla Barbuto

Durante cuatro generaciones, la familia de Laura Ferro se dejó atravesar por el desierto de la Península Valdés (Chubut) y fue haciéndose de un tesoro formado por mapas antiguos, fotos del 1800, huesos y piedras fosilizadas. Ese tesoro, guardado en una caja fuerte en el campo, fue ritual familiar y ahora forma parte del libro-obra “Lo salvaje apareció en mis sueños”, el cual fue presentado en Buenos Aires la semana pasada.

Seguimos el trabajo de Laura desde hace tiempo, la llamamos, le preguntamos por su libro, por la presentación y ella necesita compartirnos la historia de su bisabuelo, Alessandro Ferro, pionero en el Patagonia del siglo XIX, para respondernos. 

“Tenía la idea de hacer un libro más acotado, que se llamaba “Los dos desiertos”, lo trabajé en clínica con la artista Leila Tschopp y al tiempo hice un taller de historia de la fotografía, espacio en el que conocí a Guadalupe Gaona. Para ese momento yo ya había hecho un registro de los archivos familiares de una colección de fósiles y de reliquias que se fueron encontrando en las tierras de Península Valdés desde el año 1880 hasta la fecha”, y así nos cuenta Laura cómo la historia familiar se fue colando en su proyecto editorial.  

“Mi bisabuelo llegó por aquellos años a la Patagonia y se encontró con el desierto vacío y con dos salinas; así se decidió a construir un ferrocarril para explotar la sal. En el transcurso, fue encontrando piezas porque el lugar está rodeado de historia paleontológica de la Era Tercearia”, continúa contando Laura.

El ritual y la búsqueda del tesoro 

Sabemos que caminar el desierto patagónico te lleva a encontrar tesoros inimaginados; piedras maravillosas, huesos fosilizados, puntas de fecha y, en el caso de la familia de Laura, mapas antiguos y fotografías antaño. “Cuando uno camina por esas mesetas va encontrando tesoros, mis hermanos lo siguen haciendo. Se hace desde el lugar del juego y eso, a lo largo de cuatro generaciones, generó que se fueran acumulando y que cada uno tenga su caja con sus búsquedas, con sus historias”.

“Todo ese material estaba en una caja fuerte que está en el campo y una vez al año, mi padre sacaba todas estas piezas, desde la más chiquita a la más grandiosa, y nos iba contando un relato. Hace un tiempo, como este ritual se perdió, quise traer esas piezas a Buenos Aires, registrarlas como un objeto único, como un tesoro y  digitalizarlos”, nos cuenta Laura y comenzamos a entender cómo la historia familiar de las cuatro generaciones comenzaba poco a poco a ser un libro maravilloso.

Todas esas piezas guardados en una caja fuerte campera se situaron en el centro de la escena. “Cuando conocí a Guadalupe le dije: ´Tengo el proyecto de “Los dos desiertos” en fotos, tengo estos fósiles y tengo unos sueños escritos en poesía… Necesito alguien que me de una mano`.  Y comenzamos un proceso de edición y selección de todo el material fotográfico de las cuatro generaciones, de los fósiles, de todo…”.

 

El tesoro hecho libro

Este hermoso libro-obra contiene fotografías de los “dos desiertos”, una selección de poemas soñados y un registro del tesoro de la caja fuerte de una familia, que ha persistido el deseo de retratar un paisaje. “Más que uno registrando el paisaje, siento que el paisaje nos retrató a todos nosotros durante cuatro generaciones. Es el paisaje el que nos mira, está siempre ahí, pasa el tiempo, pasan las generaciones y el lugar sigue estando. Hay algo del tiempo que es increíble”.

El proceso del libro llevó cinco años de trabajo. “Pensé que sería más corto, es la primera obra en forma de libro que realicé y, al tener que ver con un proceso interno personal, los tiempos los marca el proceso y no el deseo de uno. Se prolongó bastante y podría haberlo hecho aún más, pero fue un proceso interno hecho libro”, reflexiona Laura.

 

 

El Sur en Buenos Aires

“La presentación fue increíble. Con una amiga, que se dedica a hacer book trailers, armamos un video. Así que la presentación fue audiovisual donde proyectamos una película de 3 minutos, pusimos el sonido del viento y yo iba leyendo el prólogo. Todo fue como traer una partecita del Sur a Buenos Aires”.

Una parte de la historia de la Patagonia en una caja fuerte, un abuelo pionero en el desierto patagónico; una familia que sigue rituales y una artista que lleva una parte del Sur en Buenos Aires en forma de arte.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias