Día Nacional del Perro

El mejor amigo del hombre

La relación de los canes con el humano sería mucho más antigua de lo que se pensaba
lunes, 8 de junio de 2020 · 00:00

Desde hace muchos años, existe un intenso debate científico, que intenta averiguar en qué momento los lobos se acercaron a los seres humanos y se convirtieron poco a poco en perros.

Parece que por causas difíciles de saber, abandonaron sus instintos depredadores para coexistir con las personas.   

Un estudio publicado por la revista “Current Biology “ asegura que la relación entre perros y humanos comenzó hace unos 27.000 a 40.000 años y no a 16.000  como se pensaba hasta ahora. Llegaron a ésta conclusión luego de analizar los huesos de un ancestro común de lobos y perros que vivió en Siberia hace unos 35.000 años. Los análisis genéticos mostraron que los Huskys siberianos actuales, tienen mucho en común con éste lobo ancestral del Taimyr.

Nunca se podrá saber a ciencia cierta quién fue el primer hombre que caminó acompañado de un lobo domesticado, pero lo que sí se sabe, es que no hace más de 200 años que la relación entre perro y humano se volvió estrecha y afectiva. Hoy en día muchas personas en el mundo conviven con un perro que ocupa un lugar tan importante en sus vidas como un integrante más de la familia.

Para los científicos, analizar éste vínculo es motivo de diferentes investigaciones. Hace poco en Japón se llegó a la conclusión de que en el momento en que un perro y su humano se miran a los ojos, ambos disfrutan de una descarga de oxitocina que potencia el vínculo afectivo entre ambos.

Esta especial conexión que favorece la “hormona del amor”, opera en el cerebro y en el cuerpo de humanos y animales no humanos.

Estudios realizados demuestran que las personas que dicen querer mucho a sus perros, son las que más los miran a los ojos, lo que indica que la mirada es un factor fundamental en la relación de ambos. Cuanto más mira un perro a su humano, señalan los autores del estudio, más aumenta el nivel de oxitocina en la persona y en el animal. Esta hormona también contribuye a reducir el estrés y fomentar la confianza.

Hace pocos días, el 2 de junio, se conmemoró en la Argentina el Día Nacional del Perro , recordando la historia, real y trágica, de Chonino, un pastor alemán adiestrado por la policía federal en Buenos Aires, que murió en un enfrentamiento con delincuentes al intentar cubrir a su guía humano.

Desde Colas y Bigotes queremos rendir un sincero homenaje a Chonino y a tantos otros perros que trabajan a las par de hombres y mujeres en diferentes actividades y disciplinas y que también ponen en riesgo sus vidas. Combatiendo el crimen en distintas fuerzas de seguridad, bomberos, detección de drogas, búsqueda de personas, socorristas y asistencia en catástrofes.

Los canes han estado al servicio del humano durante años y lo seguirán haciendo mientras exista sobre la tierra un perro y un humano.

Nos parece poco un día para homenajearlos, por eso seguiremos haciéndolo  todos los días.

Nos ocuparemos del perro guía que acompaña a personas ciegas, del que asiste a niños con autismo, a personas discapacitadas, del compañero fiel de esos abuelos que viven solos, del bello perro de raza y del “pichicho”. De ese perro que trabaja de sol a sol junto al hombre de campo y del perro de ciudad que goza de una vida más relajada. Y nos ocuparemos también de aquellos menos favorecidos: los abandonados, los maltratados, los perseguidos, los desnutridos, los enfermos, los atropellados, los que nadie ve y nadie ayuda.

Todos ellos son seres sintientes, todos ellos merecen un humano que los mire, les tienda la mano y les cambie la vida.

La moneda de pago será …AMOR… así, con mayúsculas. Amor incondicional. Esta moneda no cotiza en bolsa pero si en el corazón de éstos dulces peludos de cuatro patas y de cada humano que se precie de ser buena persona.

Más de

Comentarios