TRAS DENUNCIA DE VIOLACIÓN

Preocupación por la desaparición de una tenista china

Shuai Peng, acusó al ex presidente de su país por redes y desde entonces no hay noticias de ella. La WTA exige justicia.
martes, 16 de noviembre de 2021 · 14:15

Shuai Peng, la tenista china que fue número uno del ránking mundial de dobles en 2014, denunció el pasado 2 de noviembre en su cuenta de Weibo (el Facebook chino) a Zhang Gaoli, ex vicepresidente de su país, quien ocupó ese cargo entre 2012 y 2017. Sin embargo, pocos minutos después la publicación fue eliminada y la deportista está desaparecida desde ese día.

La historia de abusos y la falta de información acerca del paradero de Peng abrió lugar a la creciente preocupación del mundo del tenis, sobre todo de sus compañeras de circuito que lideran una movilización por internet para exigir su aparición con vida y detalles de la situación. Incluso la WTA, organismo que dirige el tenis femenino, se manifestó al respecto.

Con el correr de los días, la falta de precisión sobre la ubicación y el estado de la deportista de 35 años hizo que la preocupación creciera no solo en su círculo cercano sino también entre sus competidoras durante el año, que tomaron la bandera y pidieron por la aparición de Peng.

Quienes se expresaron, sobre todo por redes sociales, fueron algunas tenistas. Alize Cornet, por ejemplo, fue una de las que impulsó el hashtag #WhereIsPengShuai (dónde está Peng Shuai). La francesa, actual 59 del mundo en el ranking, pidió que "no se queden callados". En la misma sintonía se expresaron otros colegas como el británico Liam Brody y Tara Moore.

Chris Evert, ex tenista profesional que ganó 18 Grand Slams en su carrera, fue otra de las deportistas que pidió por la aparición de Shuai: "Conozco a Peng desde que tenía 14 años. Todos deberíamos estar preocupados, esto es serio: ¿dónde está? ¿Está a salvo? Cualquier información sería bienvenida".

Entre todos estos mensajes, fueron varios quienes le reclamaron una participación mucho más activa a la WTA, para que tome un rol que ayude a esclarecer este hecho grave desde todos los sectores: no solo que una integrante del circuito denunció haber sido violada, sino que el acusado es un político importante de su país y ella no aparece desde entonces.

Luego de no manifestarse durante casi dos semanas, esta semana el organismo que supervisa el tenis femenino publicó un comunicado en sus redes sociales en el que el director de la WTA, Steve Simon, pide por "una investigación justa, completa y transparente sobre las acusaciones de agresión sexual contra el ex líder chino".

En el mensaje, replicado en todas las redes sociales de la asociación, se focaliza sobre todo por la denuncia realizada por Peng, aunque no hace demasiado énfasis en la incertidumbre actual a causa de la falta de información sobre ella.

"En todas las sociedades, el comportamiento que ella alega que tuvo lugar debe ser investigado, no tolerado o ignorado. Felicitamos a Peng Shuai por su notable coraje y fuerza al presentarse", indica el comunicado en uno de sus fragmentos.

La actual 191 del eslabón individual realizó un extenso posteo en Weibo en el que afirmaba que había sido violada por Zhang. Sin embargo, el mensaje fue censurado y borrado por la red social apenas 20 minutos después y las búsquedas en internet sobre ella permanecieron bloqueadas durante varias horas, en una demostración del control sobre la información que acostumbra el régimen chino.

En el mensaje, Peng contó que mantenía un amorío consensuado e intermitente con Gaoli, que entre 2012 y 2017 era miembro del Comité permanente del Politburó del Partido Comunista chino. La deportista aseguró que el acoso comenzó cuando ella rechazó una invitación para jugar al tenis con el político que ahora tiene 75 años y su esposa.

"No acepté la invitación y lloré todo el tiempo", escribió la tenista, que no especificó en qué informó que se vio obligada a mantener relaciones sexuales con el líder chino. La publicación fue borrada pero alcanzó a 100 mil personas de acuerdo a los datos de Weibo.

Peng, que compitió por último vez en febrero de 2020 en Doha, antes del inicio de la pandemia, es una de los pocas atletas de su país que no integra el sistema deportivo estatal, mediante el cual son entrenados por técnicos locales y luego restituyen parte de sus ganancias al Estado, incluido el dinero que reciben de los patrocinadores.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios