La Política en Neuquén

Restricciones sí, pero Justicia y Seguridad también

El gobernador, Omar Gutiérrez, logró el respaldo para decidir medidas que alivien el estrés que padece el sistema de salud.
domingo, 11 de octubre de 2020 · 14:09

Neuquén y la región ingresarán a una etapa de 15 días de restricciones pero también en un tiempo en el que comienzan a aflorar problemas tanto o más importantes que la pelea contra el Coronavirus. La política sanitaria sigue en el tapete de las preocupaciones pero la ciudadanía y los actores gubernamentales, empresarios y sociales ponen el acento sobre la inseguridad y la proliferación de toma de tierras.  Son los temas de los últimos siete días y los que prevalecerán en la agenda pública durante los próximos meses.

A mitad de la semana anterior se difundieron las medidas de restricción vehicular para el fin de semana largo del 12 de octubre. Fue la previa de un trabajo que se tejió pacientemente con el Presidente Alberto Fernández, algunos indican, desde la primera semana de octubre. Los informes que tenía Presidencia advertían que los  sistemas de salud de las provincias, con transmisión comunitaria, estaban al borde del colapso. Hacía falta poner el freno de mano para intentar bajar el índice de contagio a futuro, caso contrario la foto con los féretros apilados dejarían de ser una postal originaria de otros países.

Los principales departamentos, por densidad poblacional, de las provincias de Córdoba, Jujuy, Santa Fe, Neuquén y Río Negro aparecían como las de mayor riesgo y había que evitar que la situación se agravara.

Los intentos de los responsables, en cada distrito, por mantener controlado al bicho maldito habían sido en vano y hacía falta reforzar conceptos sobre viejas recetas aplicadas durante los últimos 7 meses.

Con los espacios opositores cumpliendo un rol más de críticos que de acompañantes las medidas del momento no pudieron concretarse y así se llegó al remedio, de 72 horas, impuesto para el fin de semana largo de Octubre. La medida sirvió de antesala del anuncio que el Presidente Fernández realizó el viernes último, desde casa de Gobierno, acompañado por los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales; de Santa Fé, Omar Perotti y de Neuquén, Omar Gutiérrez. Lo hizo junto a los mandatarios de las provincias más sufridas por el brote de contagios de covid-19.

Anticipo y respaldos

Si bien el mandatario nacional durante su alocución dijo mucho y nada a la vez, quedó claro que es necesario paralizar el tránsito vehicular para intentar reducir el índice de contagios. Lo demás, los detalles del cómo, quedó en manos de los gobernadores. Serán ellos los que definirán como ir al encuentro del Coronavirus y darle pelea, sin tregua, hasta el 25 de este mes.

En el caso de Neuquén se sabe que los ministros de distintas áreas fueron quienes mantuvieron reuniones de aproximación con referentes de la economía local. El mensaje fue tranquilizador no habrá grandes modificaciones a la normalidad conseguida en el ámbito de las actividades económicas pero sí se exigirá que colaboren con el cumplimiento de las medidas que se anuncien.

“Se vienen dos semanas cruciales. Los días van a estar orientadas a bajar la circulación y evitar las reuniones sociales”, indicó uno de los colaboradores inmediatos del gobernador neuquino.  El sábado fue un día de ordenamiento interno y de análisis sobre cómo elaborar el mensaje que bajaran a la población desde el martes próximo en adelante. “Hay que controlar la curva de contagios para mejorar la oferta y darle respiro al sistema de salud”, esa es la premisa que Gutiérrez bajó a sus ministros y es el desafío del momento que están planteando ante empresarios, sindicalistas y representantes de asociaciones intermedias.

“Se sabe que es difícil pedir un esfuerzo, justo cuando la actividad económica comenzaba a dar signos de recuperación, pero solo con ver la situación de sobre exigencia del  personal de Salud es necesario hacerlo. Hasta el momento no hemos tenido más que palabras de compromiso y acompañamiento”, comentó uno de los funcionarios de acceso directo al despacho del gobernador neuquino.

La noche del sábado, Gutiérrez, tuvo el informe sobre cómo había sido el primer día con restricción vehicular en Neuquén, Centenario, Plottier, Cutral Có, Plaza Huincul y Zapala. Las cifras fueron por demás alentadoras. El tránsito vehicular había disminuido en un 50 por ciento y la reducción sería mayor para los próximos días. El ensayo comienza a dar sus primeros frutos y potencia al gobierno para extender el esquema, del “finde largo”, por dos semanas.

Los empresarios, Juan y el Papa

Pero más allá de la cuestión sanitaria, en Neuquén, suceden cosas. Hay preocupación por el aumento del índice de delitos sobre la propiedad privada.

Mejor Informado dio cuenta del incremento de robos de equipamiento en la actividad petrolera en el corredor industrial Plottier-Centenario, así como el robo a viviendas y comercios en barrios de las ciudades que integran el Área Metropolitana Neuquén. La situación fue confirmada por vecinalistas y representantes de las cámaras empresarias neuquinas.

El viernes, el tema inseguridad, estuvo en la agenda del encuentro que los empresarios mantuvieron  junto al ministro de Industria y Producción, Facundo López Raggi, y al gerente del Centro PyME Neuquén, Julián Cervera.

También hubo objeciones a la lentitud de la justicia en el trámite por denuncias de usurpación de tierras en distintas zonas de la provincia. Con respecto a este tema hay un sector del MPN gobernante que comienza a mirar con recelo a uno de los socios políticos externos. De hecho se mencionan reuniones en distintos lugares de la capital provincial en la que se analiza el contexto de las últimas tomas y los hilos conductores con el sector que se referenciaría en un legislador provincial.

En sintonía con el sector emepenista desde un ala empresaria, con fuertes vínculos nacionales, se involucra en las acciones al dirigente social, representante papal, Juan Grabois.

Se dice que las ultimas tomas en Centenario, El Chañar y Mari Menuco; serían la previa de una escalada de un plan mucho más ambicioso que tiene como objetivo Vaca Muerta. Allí, en la meca del gas y petróleo argentino, irán por planteos territoriales y denuncias por contaminación ambiental.

La tregua por una convivencia en paz, estaría llegando a su fin y todo transcurre mientras el foco de atención permanece sobre cómo frenar al Coronavirus y si el dólar llegará o no a los 200 pesos.

Ganadores y perdedores

Cuando Alberto Fernández, se preparaba para asumir como presidente de todos los argentinos, desde esta columna advertíamos sobre la lucha que se había desatado entre los peronistas patagónicos. Corría el mes de noviembre y se notaban movimientos y pronunciamientos en los cuales el club de caciques patagónicos advertían al “nuevo jefe” que esperaban gestos y acciones que revindicaran a las provincias petroleras “peronistas” caídas en desagracia durante el mandato macrista. “Queremos ser actores de la futura política energética de nuestro país”, le endilgaron en aquellos meses a Fernández, dirigentes de Santa Cruz y Chubut.   

Una de las muestras de aquella situación es lo que sucedió durante los últimos días en las negociaciones salariales entre las cámaras productoras y los sindicatos de las cuencas petroleras del resto del país. El viernes rubricaron un acuerdo mucho más auspicioso que el que YPF y el sindicato de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y  La Pampa; habían firmado hace escasos 15 días. El acuerdo fue promocionado el viernes a la mañana. La tarde del mismo día se permitió que el logro de aquellas negociaciones también beneficiara a los empleados petroleros de la cuenca neuquina.   

El acelere en cerrar un acuerdo salarial para vaca Muerta, con fuerte tinte político, dos semanas después dejó en evidencia las fortalezas y debilidades de los actores que juegan en el tablero principal de la actividad hidrocarburifera.

El cierre de mejores condiciones salariales, estableciendo también el punto de encuentro para la paritaria del año 2021, marcan el termómetro del sindicalismo y cómo el pool de empresas comienza a privilegiar con las decisiones a representantes sindicales alejados del día a día de Vaca Muerta. Analistas del sector, el sábado interpretaban que se está en una transición y que así como el Coronavirus tritura y expone a la dirigencia política también está poniendo fecha de vencimiento a algunos liderazgos sindicales.

Galería de fotos

Valorar noticia

Comentarios