LA CRISIS SOCIAL

Más plata para los piqueteros, mientras la pobreza se afianza

El gobierno nacional sacó más plata de un Tesoro cada vez más chico para destinarla a la “contención” de quienes lideran en las calles la protesta social.
viernes, 1 de octubre de 2021 · 09:30

Mientras en Neuquén el gobierno negocia con los piqueteros denominados “organizaciones sociales” un mayor aporte dinerario para contener y apaciguar la toma de calles, rutas y puentes, el gobierno nacional aumentó el presupuesto, con un refuerzo sacado directamente del menguado Tesoro Nacional, para concurrir a ese mismo camino de apaciguamiento de las por ahora descontroladas fuerzas políticas, con banderas de izquierda, que enarbolan la bandera del hambre y la pobreza para conseguir su tajada de las migajas de lo que era una gran torta argentina.

La ampliación presupuestaria decidida en este primer día de octubre, alcanza según informó la agencia oficial de noticias, a 6.500 millones de pesos, enteramente destinados al Ministerio de Desarrollo Social, “para atender políticas sociales”. Esa cifra surge de la decisión administrativa 948/2021 publicada hoy en el Boletín Oficial.

La partida extra proviene del Tesoro Nacional, y se destinará a políticas alimentarias, 1.100 millones de pesos; al programa Abordaje Territorial, de transferencias a provincias y municipios, 5.250 millones; y a otros gastos (aquí el inevitable enigma de las cuentas públicas), 150 millones de pesos.

A Neuquén llegará parte de ese dinero, pero, además, se estima, el Estado provincial aumentará también su aporte. La contratación de personas registradas en los padrones del Partido Obrero, el FOL, y otras organizaciones, para ocupar puestos de trabajo “en las obras públicas” -como se reclama oficialmente desde las “organizaciones”- es una especie de fantasía para la gilada: los compromisos no podrían cumplirse ante las obligaciones asumidas históricamente con los gremios, entre ellos, el principal, la UOCRA. Tampoco hay trabajo en las obras públicas para las 6 mil personas que protagonizaron esta semana una de las marchas extra sindicales más numerosas de la historia capitalina: ni hay tantas obras en ejecución, ni es posible satisfacer semejante cupo.

Mientras avanzan subterráneamente las “soluciones” (en realidad, parches coyunturales) para que no vuelva a colapsar la capital o sus caminos de acceso desde otras localidades, el principal deporte de los políticos y funcionarios en estas horas es acusar a los manifestantes por sus presuntas intenciones político-electorales.

Cualquier simplificación esconde al elefante a la vista de todos: no son las intenciones las que preocupan, sino la ratificación de la pobreza que permanece, su raíz estructural, y la respuesta mafiosa que ha encontrado el Estado para contener más o menos encarrilada a la tercera parte de la población que sufre la marginación desde el retorno de la democracia para acá: si se saca el promedio de cuánta población ha estado en situación de pobreza desde 1983 a la fecha, se accederá a un porcentaje lapidario, pues ese promedio indica un 30 por ciento más o menos estable en todos estos años, con variaciones entre el 20 y el 40 por ciento.

La pobreza estructural, así, desafiará cualquier intento de parche o solución coyuntural, mal que nos pese.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios