POSPANDEMIA

Sin fecha de reapertura, los cines presentan su protocolo

No hay estrenos y el público en un 50 por ciento no ayduarían a repuntar a la industria del cine.
miércoles, 22 de julio de 2020 · 11:22

El pasado 18 de marzo Argentina se vio obligada a frenar las actividades en todo el país. Por medio de un DNU se impuso la cuarentena obligatoria con el fin de quedarse en casa y evitar así la propagación del virus que ya se cobró la vida de más de 617.000 muertos en el mundo de los cuales más de 2.500 son en nuestro país.

Aquel día el país se paralizó, y no por un mundial de fútbol sino por un virus que comenzó en China (Wuhan) y con el correr de los días cruzó fronteras sin medir consecuencias. La vacuna es lo único que podría frenar el virus y lo cierto es que, por el momento, la única que se está probando es la desarrollada por la Universidad de Oxford.

Ante esto solo queda cuidarse y respetar las medidas sanitarias. El uso del barbijo y la distancia social ya son parte de nuestra realidad. Nuestros hábitos cambiaron por completo y, hasta tener la vacuna, cumplir con esto es la única medida de evitar el contagio.

Hoy Argentina vive dos realidades: regiones con aislamiento social y regiones como Neuquén y Río Negro con distanciamiento social. La “nueva normalidad” es un hecho. Salidas con DNI, salidas recreativas individuales, horarios de compras, entre otras tantas otras medidas.

Todas las actividades económicas, sociales y culturales se fueron adaptando a esta “normalidad”. Lo social y lo cultural debieron buscar adaptarse (aún sin fecha de vuelta a las actividades) de una forma acelerada. Es el caso de los cines.

Pese a que aún no hay fecha para su reapertura (su última vez fue el 18 de marzo), el protocolo existe y desde la Cámara Argentina de Exhibidores Multipantallas (CAEM) y de la Federación Argentina de Exhibidores Cinmatográficos (Fadec) ultiman detalles para la vuelta. Lo cierto es que resta aún que el gobierno nacional autorice los lineamientos y habilite la actividad.

Otros países del mundo tienen sus cines abiertos o al menos se puede acceder al “Auto-Cine”, pero el protocolo que se aplicaría en nuestro país lejos está del resto: salas trabajen con al menos un 50% de su capacidad con un esquema de distanciamiento entre butacas. Es decir, quedará un lugar vacío adelante, uno atrás y uno a cada lateral de las personas, salvo que sean del mismo grupo familiar. En este último punto, solo podrán reunirse en butacas consecutivas.

Respecto a la venta, se impulsará un sistema 100% online tanto de entradas como de pochoclos y de otros alimentos. El papel se eliminará y el ingreso a la sala será con un boleto cinematográfico digital, un código o algo que permita controlar el acceso, pero sin tener contacto entre personas y con ningún elemento.

De todos modos, la reapertura implicaría una facturación muy pequeña ya que las medidas implican un costo importante y aseguran que sin estrenos y con un volumen bajo de espectadores no ayudarían a la industria.

Comentarios