PERSPECTIVAS 2021

Los principales países de la OPEP se ajustan, Argentina no

El barril de petroleo se mantiene en una zona de los U$D 40. La OPEP reduce su pronóstico de largo plazo. Irak ajusta su presupuesto. Las empresas ajustan sus estructuras a las nuevas variables y Argentina aumenta los salarios
martes, 13 de octubre de 2020 · 13:38

La mirada de los principales países productores de petróleo va en contra de las medidas que se vienen tomando en Argentina. Mientras el segundo productor mundial de crudo pronostica que el precio del barril se ubicará en U$D 45 el próximo año, las empresas productoras y de servicio acordaron un aumento total del 34,21%.

El sindicato venía presionando para que se respete el último incremento correspondiente a la paritaria 2019 pero sorpresivamente se acordó un 10 y 5 por ciento más que será efectivo a partir de marzo y abril del próximo año.

Estas variables hacen que cada $ 1.000 que el trabajador petrolero cobraba en febrero de 2020, a partir de abril de 2021 percibirá $ 1.342,11. La falta de una estrategia global de los gobiernos generó negociaciones laborales que terminaron debilitando proyectos en los campos petroleros en el mediano plazo.

Desde una mirada global, el mercado no muestra signos de reactivación y tanto los estados productores como las corporaciones internacionales se ven obligados a realizar cambios en sus estrategias para el próximo año. El ministro de petróleo de Irak, Ihasan Abdul Jabbar, confió a un diario iraquí que Bagdad estableció su presupuesto para el 2021 en U$D 42 el barril, luego de las consecuencias que produjo la pandemia en el mercado petrolero.

Según publicó este fin de semana la agencia internacional Bloomberg, el segundo productor de petróleo consideró que durante el próximo año el precio promedio del Brent se ubicaría en los U$D 45 por barril.

En realidad, el mercado internacional abrió hoy en alza, cotizando el crudo Brent a U$D 42,49 y el WTI (West Texas Intermediate) a U$D 40,28. Un incremento del 1,85% y 2,16% respecto al cierre del día de ayer.

Si bien las oscilaciones son un alivio para las grandes empresas, el escenario podría complicarse si Libia continúa aumentando la producción y EEUU levantando equipos de perforación. Para los analistas internacionales la perspectiva de la demanda sigue siendo moderada y los países del hemisferio norte temen una segunda ola de Covid-19.

Con este panorama en el tablero de decisiones, la OPEP redujo sus proyecciones a largo plazo esperando que la demanda mundial de petróleo aumente de los actuales 99,7 millones de bpd a 109,3 millones de bpd en 2040.

El horizonte en el corto plazo es poco promisorio, iniciando los estados productores una lenta adaptación a las nuevas condiciones que impone el mercado global. La OPEP considera que la presión sobre los precios del crudo continuará durante el 2021 que impactará en las economías más débiles de los países que dependen de los precios del petróleo.

Mientras tanto, en un país del hemisferio sur alejado virtualmente del mundo y de los mercados, se sostiene que la demanda se genera por decreto, el precio del barril se fija con acuerdo de los gobiernos provinciales, y se acuerdan nuevos incrementos salariales con los gremios. O Argentina es el país de las maravillas, o cada vez estamos más lejos de la normalidad mundial.

Comentarios