GNL

Se abre un mercado y Vaca Muerta quedó afuera

Argentina, Brasil, Chile y Uruguay demandarán Gas Natural Licuado. La inestabilidad en el negocio gasífero de Argentina y falta de interconexión regional dejan afuera a Vaca Muerta
martes, 17 de noviembre de 2020 · 09:28

Una consultora internacional estimó en un informe que Argentina y Brasil continuarán importando gas más allá del 2025, mientras en Bolivia se registra un importante declive de la producción y un aumento de su demanda interna.

La consultora Rystad Energy publicó un informe sobre la demanda de gas para los próximos años de Argentina y Brasil. Para la agencia “el gas boliviano se convertirá en un bien escaso” y aseguró que, como resultado de esta premisa “Argentina y Brasil enfrentarán un gran desafío”.

De acuerdo con un análisis que realizó la consultora sobre un estimado de 76,5 Bcm (Miles de millones de metros cúbicos) del presente año, “la demanda combinada de ambos países aumentará a 90 mil millones de metro cúbicos en 2025”. De cumplirse este escenario, los países necesitarán reemplazar los volúmenes de importación del gas de Bolivia con producción nacional y gas natural licuado (GNL) proveniente de otros países.

Rystad Energy estimó para Argentina una demanda de 52,5 Bcm para el presente año y 24 Bcm para Brasil. El informe consideró que la demanda combinada para el 2025 será del orden de los 90 Bcm, donde Argentina crecerá a 60 Bcm y Brasil a 29,6 Bcm.

A su vez, la consultora especializada en temas de energía aseguró que la oferta interna de cada país va detrás de la demanda. Brasil con 20,1 Bcm y Argentina con 42,2 Bcm, lo que se traduce en una oferta combinada de 62,3 Bcm y un déficit para este año de 14,2 Bcm.

A pesar de los programas y políticas que llevan adelante ambos países para incrementar la curva de producción gasífera, la agencia consideró en su reporte que la demanda combinada crecerá más que la oferta interna generando una necesidad de importación de 18 Bcm adicionales.

En la actualidad, Bolivia exporta entre ambos países un total de 9 Bcm, pero en un escenario futuro Rystand Energy aseguró que la exportación no superará “un tercio de los niveles actuales”. La declinación que registra el gas boliviano y el aumento de la demanda interna “impulsa las exportaciones para el 2025 a solo 3 Bcm” detalló en el reporte.

Sobre este análisis la agencia de investigación energética definió que para dentro de cinco años “las dos potencias económicas de América del Sur todavía necesitarán obtener 15 Bcm adicionales de gas, que probablemente sea gas natural licuado (GNL)”.

Para Rahul Choudhary, analista de Upstream , tanto Argentina como Brasil tienen grandes recursos gasíferos pero “la falta de interconexiones de gasoductos y las bajas inversiones plantean obstáculos para satisfacer la creciente demanda”.

La mirada de corto plazo que analiza la consultora se centra en las demandas y las unidades de regasificación de los países latinoamericanos. Brasil se ubica en el centro de la demanda con tres unidades, Argentina estudia aumentar la capacidad de su única terminal, y tanto Chile como Uruguay tienen cada uno una terminal regasificadora.

Por otro lado, la agencia consideró en su reporte que estos últimos dos países planean reducir la dependencia de las importaciones de gas argentino generando un potencial mercado regional para empresas internacionales.

En síntesis, la constante declinación de la producción de Bolivia, las bajas inversiones en Argentina, la falta de interconexión regional y creciente demanda de estos cuatro países potencian un importante negocio para los actuales productores de GNL, dejando nuevamente a Vaca Muerta fuera del mercado internacional.

Comentarios