Una estrategia común en todo el mundo

La industria petrolera ajusta sus inversiones

Mientras Argentina se prepara para enfrentar el pico máximo del COVID-19, las empresas petroleras reajustan sus presupuestos en función de la caída de los precios del petróleo. Schlumberger, Baker Hughes y Halliburton utilizaron la Conferencia de Energía. Total, Shell y Chevron priorizaron la comunicación escrita.
jueves, 26 de marzo de 2020 · 12:20

En esta semana, las principales empresas petroleras internacionales comunicaron a sus inversores los planes de reajuste en sus presupuestos. Hace un mes aproximadamente, las consultoras advirtieron a las compañías que la desinteligencia entre Rusia y Arabia Saudita llevaría inexorablemente a una sobreoferta de petróleo y, consecuentemente, a un reajuste en sus planes de inversión.

El efecto cascada se inició este martes en la Conferencia de Energía de Scotia Howard. Un encuentro que los principales referentes de la industria energética tuvieron vía internet. En ese ámbito, las principales empresas de servicios petroleros anunciaron una reducción en sus presupuestos entre un 20 y 30% respecto del año anterior.

Que dijeron:

El VP Ejecutivo y CFO de Halliburton, Lance Loeffler, dijo que la empresa está "acelerando el programa de reducción de costos significativos”, centrada principalmente en los costos de equipos inactivos, el retorno de capital y el flujo de caja.

Por su parte, el VP de Relaciones con Inversores de Baker Hughes, Jud Bailey, comentó que la compañía "tiene un presupuesto bastante flexible” para este ejercicio que le permite reducir en un 30% su gasto de operativo.

La otra compañía de servicios, que comenzó el año pasado una restructuración de su cartera de negocios, también prevé reducir el gasto un 30% respecto al 2019. El presidente de Schlumberger, Oliver Le Peuch, fue directo en su presentación. “No es un viaje fácil…pero estamos haciendo todo lo posible para ponernos al día”.

La señal es contundente y no deja libres interpretaciones. Las tres empresas más importantes de servicios petroleros tienen como escenario posible una reducción de la actividad -para el segundo trimestre del año- que llegará a los niveles mínimos de 2016.

Las Compañías Petroleras

Total anunció el 23 de mayo que “aumentará los recortes de gasto y suspenderá el programa de recompra de acciones”. El plan de la compañía apunta a generar un ahorro en los costos operativos de U$D 800 millones en este año con un recorte en su presupuesto de inversión del orden de los U$D 3000 millones.

La gigante angloholandesa Shell emitió un comunicado anunciando "una reducción de los costos operativos" del orden de los U$D 3000 millones y "una reducción en los proyectos de inversión" de U$D 20 mil millones".

Por su parte, Chevrón fue más cauta en el anuncio y estuvo en línea con la Administración Trump. En la comunicación dijo que la compañía está “estudiando un recorte del 20% en su presupuesto operativo en respuesta a la caída de los precios del petróleo”, aunque consideró “suspender -de ser necesario- las campañas de exploración y el programa de recompra de acciones”.  

Es impresionante como las grandes compañías salieron rápidamente a anunciar los recortes en sus presupuestos bajo una misma linea. Como se dijo en algun sitio, la estrategia comunicativa de las empresas está "orientada a aliviar las preocupaciones de los inversionistas" que a ajustar su estrategia en el mercado.

Los gobiernos corporativos de las compañías fueron directos con estas acciones. Dejaron de lado los intereses de los gobiernos, cámaras y/o asociaciones gremiales de las paises priorizando a sus inversionistas.

Argentina, y en especial las provincias petroleras, no escapan a esta realidad. En muy corto plazo la administración de Alberto Fernandez deberá decidir una estrategia que apunte a favorecer las actividades económicas regionales con mayores perspectivas en los mercados globales. En este contexto, habra que comprender que el petróleo (por este año) no será de esta partida.

 

Comentarios