PREOCUPACION E INCERTIDUMBRE

¿Un nuevo aumento a las naftas?

El próximo jueves debería aplicarse el Impuesto a los Combustibles Líquidos. El Gobierno Nacional aún no dio señales y los dueños de las estaciones de servicio consideran que serán los mas perjudicados.
miércoles, 30 de septiembre de 2020 · 00:00

El próximo jueves debería entrar en vigor los nuevos importes del impuesto a los combustibles líquidos (ICL) y al Dióxido de Carbono (IDC). Los estacioneros están preocupados por quien afrontará el impuesto o como se modificará la ecuación económica.

El consultor y Director Ejecutivo de la Cámara de Estaciones de Servicio, Garages y Afines de Rosario, Cristian Bergman, aseguró que “el impacto de últimas variaciones en los surtidores fue casi imperceptible para la economía de los expendedores”.

El último aumento, corrigiendo algunas distorsiones geográficas, fue del orden del 3,5% y según Cristian Bergmann, el punto de equilibrio de una Estación de Servicio disminuyó entre 10 m3 y 15 m3, según sea la modalidad de reventa o consignado.

Para el analista, el mes pasado “asistimos a un descongelamiento… motivado principalmente por la necesidad de la petrolera estatal YPF de restaurar su estructura económico-financiera. Las recomposiciones, alineadas con un barril criollo que se encuentra en 45 USD, permitirán continuar con el ritmo de inversión en los pozos operados por la firma y en consecuencia contrarrestar la declinación de producción habitual en cada uno de ellos” escribió en el portal Surtidores.

Con el reacomodamiento de las naftas, “la situación de crisis no mejora ni cambia sustancialmente el devenir de los negocios” explicó en el artículo. “La utilidad bruta por litro vendido solo se incrementó 47 centavos” explicó al analizar la estructura de costos que tiene una estación de servicio.

La preocupación para los expendedores se centra con las medidas que se pueden tomar a partir del primero de octubre. Hasta el momento no saben quien afrontará el incremento de los impuestos, o si el gobierno está evaluando una modificación en la ecuación económica que vincule las empresas petroleras con la red de distribución.

De trasladarse en su totalidad el valor de los impuestos a los combustibles, el precio de las naftas en el surtidor se incrementaría $ 1,82 por litro, mientras que el aumento para el gasoil rondaría el $ 1,21 por litro según la región.

Bajo este escenario, el próximo 1 de octubre el impacto en los combustibles podría repercutir en un 3,2% para las naftas y 2,3% para el gasoil sin generar rentabilidad al estacionero e impactando directamente en la demanda.

Según Cristian Bergman, las empresas petroleras se benefician con este sistema. La Resolución General de AFIP 4233 brinda a las operadoras “una ventaja financiera al disponer de impuestos recaudados por las Estaciones de Servicio en efectivo y pagados en cómodas cuotas”

Desde la mirada del consultor, “ni el gobierno anterior ni el actual han constituido una verdadera mesa de diálogo en el que se contemple la rentabilidad de los operadores de Estaciones de Servicio”. Mientras tanto, el usuario o empresario sentirá en los próximos días el impacto en su billetera o en los costos operativos que, tarde o temprano, se trasladará a los bienes de consumo.

 

 

Comentarios