ESCENARIO MUNDIAL

Precio del crudo condiciona formas de recuperación económica

El rápido incremento del precio del barril es una buena noticia para las grandes petroleras y los estados productores, pero una mala noticia para la reactivación de la economía mundial.
miércoles, 10 de marzo de 2021 · 00:00

Cuando el precio del barril superó la semana pasada la barrera de los U$S 68, los analistas comenzaron a sacar cuentas y repensar los proyectos paralizados durante el 2020. Lo cierto es que los precios del crudo responden a la estrategia implementada por la OPEP de mantener los recortes de producción y no a un crecimiento sostenido de la demanda.

De acuerdo con la información de los portales internacionales, la noticia de continuar con las restricciones a la producción provocó una rápida reacción en los mercados impulsando el valor del barril a la barrera de los U$S 70 el pasado lunes.

Algunos especialistas sostienen que este precio es bueno para las grandes compañías petroleras y los estados productores, como son los países enrolados en la OPEP.

Sin embargo, la contracara de esta buena noticia son las naciones que dependen de la importación de crudo como China e India, o los países con economías locales deprimidas como Argentina.

Es decir que los actuales precios del barril están poniendo presión inflacionaria "adicional" sobre las economías que se vienen recuperando de la crisis que dejo la pandemia, generando indefectiblemente un aumento en los precios de los combustibles y consecuentemente en el resto de los bienes y servicios de la economía global.

Por otro lado, las grandes petroleras miran el 2021 con mayor optimismo que marzo de 2020. Según los analistas las principales firmas obtendrán un importante flujo de caja en este ejercicio producto de la rápida recuperación del precio del crudo, los conservadores planes de inversión y la significativa reducción de sus estructuras que se debieron ajustar el pasado año.

Para Wood Mackenzie, si los precios del petróleo promedian los U$S 55 por barril durante el 2021, las compañías obtendrán un flujo de caja récord que podría ser destinado a nuevos proyectos, comenzar a devolver el exceso de efectivo a los accionistas y/o reducir las cuantiosas deudas corporativas.

Lo cierto es que el resultado inmediato de mantener la oferta mundial de petróleo sin cambios hasta abril comenzó a impulsar los precios de la gasolina en todas las economías. La presión sobre los combustibles comenzó a sentirse este viernes cuando el litro de nafta premium superó los U$S 0,80 en los Estados Unidos.

La última vez que el promedio en Norteamérica alcanzó los U$S 3 el galón (un galón equivale a 3,87 litros) fue en octubre de 2014, un nivel similar al que se registró el pasado viernes. El aumento de la demanda en los combustibles y las restricciones implementadas por la OPEP están afectando los precios internos de la mayoría de los países, generando una inflación mundial que arrastrará a las economías emergentes a una importante desaceleración.

Este escenario fue advertido la semana pasada por la India cuando sostuvo que la decisión de la OPEP “tiene el potencial de socavar la recuperación impulsada por el consumo y perjudicar a los consumidores”.

Un contexto complicado en donde el Gobierno Nacional intentará acordar un precio interno del barril entre operadoras y estados provinciales, asumiendo el costo político de una desaceleración de las inversiones con el objetivo de equilibrar el mercado y reactivar le economía.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios