ANUNCIOS Y CAMBIOS

Alberto Fernández e YPF delinearon el nuevo escenario petrolero

El cambio de dirección que tomó el Gobierno Nacional en materia energética es evidente. Regulación de tarifas, desdolarización de los servicios públicos, previsibilidad de precios del crudo local y disponibilidad de parte de las divisas son parte de las medidas que anunciaron desde YPF.
martes, 2 de marzo de 2021 · 00:58

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, olvidó en el día de ayer lo que anunció en la Asamblea Legislativa de 2020; y avanzó en una nueva dirección que, si bien podría ser complementaria, connota señales contradictorias.

Con Guillermo Nielsen en YPF, Alberto Fernández dijo en el 2020, “enviaré a este Congreso un proyecto de ley para el desarrollo del sector hidrocarburífero y minero que promueva y estimule la inversión nacional e internacional en el sector...”. Lógicamente que ese proyecto nunca tomó estado público y lo único que se difundió fueron supuestos borradores del actual ex presidente de la empresa nacional.

Un año después y ante la misma Asamblea Legislativa anunció “vamos a promover la industria hidrocarburífera mediante el envío de una ley que aborde en forma integral al sector, desde su extracción hasta su industrialización y genere las condiciones para el desarrollo de los recursos energéticos que tiene el país en beneficio de los argentinos..."

Los objetivos enunciados son loables, aunque los medios a utilizar hasta el momento parecen contradictorios. Al extraer parte de su discurso y analizarlos respecto al objetivo de 2020 se observa un cambio que deliberadamente no fue explícito y aparece como una señal de alerta a los representantes de las empresas privadas.

“Desde el día que llegué y hasta hoy mismo, he ordenado el congelamiento de tarifas…” dijo este lunes en el Congreso Nacional. “Ahora llega el momento de regularizar el sistema tarifario… (que) deben corresponderse con las necesidades y capacidades de nuestra gente…” aclaró.

“Enviaré al Congreso Nacional un proyecto de ley que declare la emergencia de servicios públicos y regulados con el objetivo de desdolarizarlos definitivamente y adecuarlos a una economía en la que los ingresos son en pesos”, precisó Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa como una forma de erradicar cualquier discusión en torno al “nuevo” precepto de la coalición gobernante.

En este marco y habiendo puesto a YPF como la empresa que lidera el desarrollo de la producción hidrocarburífera del país, el nuevo presidente del directorio, Pablo González, y el CEO, Sergio Affronti expusieron algunos lineamientos con foco en los principales interlocutores.

Como hemos mencionado en anteriores notas, el nuevo presidente del directorio de la empresa de bandera tiene el objetivo de alinear a las provincias petroleras y su mensaje fue dirigido especialmente a ellas. YPF tiene que cumplir un rol central en promover acuerdo con impacto directo en todas las provincias petroleras, a través de regalías, y el desarrollo de obras de infraestructura…” dijo a la prensa horas despues del discurso presidencial.

Mientras tanto, Sergio Affronti buscó llegar a las empresas privadas rememorando el logro alcanzado con la Ley 27.007 del 2014 que posibilitó el acercamiento de inversiones privadas de la mano de YPF.

Tenemos la intención de generar una segunda etapa de inversiones, que dispare un boom de producción de petróleo y gas junto con la promoción de proyectos industriales…” expresó Affronti para aclarar que, la nueva ley no solo debe contemplar la producción de Vaca Muerta sino también “la produccion convencional on-shore en las distintas provincias y del off-shore” del Mar Argentino.

Pero el CEO de YPF fue más allá de las evocaciones del 2014 y las intenciones del nuevo modelo. Aprovechó para exponer claramente que “La nueva ley de promoción tiene como objeto sumar fuertes incentivos a la inversión, asegurar a los productores la posibilidad de exportar volúmenes incrementales, y disponer libremente parte de las divisas que se generen”.

Aunque para disponer “parte de las divisas”, el mismo proyecto contempla “un mecanismo de previsibilidad de precios para el crudo local que propicie un desarrollo rentable y sustentable para las nuevas inversiones”.

Al parecer, lejos quedó la intención del actuar gobierno de promulgar una ley que estimule la inversión nacional e internacional del sector hidrocarburífero bajo los criterios del mercado internacional; y muy cerca está que la empresa de bandera se convierta en la puerta de entrada y/o salida de las inversiones privadas.

Lineamientos que ponen en evidencia la falta de peso político e institucional de la actual Secretaría de Energía, no solo ante los estados provinciales sino también ante las principales empresas productoras.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios