SEGUNDA VEZ QUE SE FUGA

Asesino rompió la tobillera electrónica y se escapó

Pablo Ismael Chirino fue condenado por matar a un vecino con una certera puñalada en el pecho.
sábado, 17 de octubre de 2020 · 00:00

La historia parece repetirse. Al igual que el año pasado, Pablo Ismael Chirino, condenado por asesinar de una certera puñalada en el pecho a su vecino, cortó la tobillera electrónica con la que lo monitorean permanentemente y se dio a la fuga. Como la vez anterior, poco le importó estar tan cerca de obtener su libertad y decidió escaparse hacia el campo, el ambiente donde se siente absolutamente a gusto.

Si bien el martes se recepcionó el alerta de que la tobillera había sido violada, recién ayer se supo que Chirinos estaba prófugo. El asesino de su vecino Víctor Manuel Dinamarca, gozaba del beneficio de la prisión domiciliaria otorgado por el ex Juez de Ejecución Penal Juan Pablo Chirinos, tras analizar el excelente comportamiento y cumplir con las pautas de conducta establecidas.

Según trascendió la Subcomisaría 65 de Godoy tomó conocimiento alrededor de las 17 del martes y desde entonces se intensifica su búsqueda por parte de la División Judicial de Investigaciones en esa localidad y alrededores. Sobretodo en la zona rural, donde se desenvuelve con muchísima comodidad, al ser un excelente domador de caballos.

Chirino fue condenado por el crimen de Dinamarca, ocurrido en Godoy en 2015. Aunque la defensa esgrimió que había sido en defensa propia, porque le arrebató el cuchillo con el que la víctima pretendía terminar un duelo que habia comenzado minutos antes, la Justicia resolvió que se trataba de un homicidio.

Ante el buen comportamiento que tuvo en el Penal 2 de Roca, logró las salidas transitorias al cumplir la mitad de la condena, beneficio que le fue otorgado en septiembre de 2019, pero un mes después, rompió la tobillera electrónica y se fugó. El rastro de los perros indicó que se fue por la zona de bardas norte, pero recién fue encontrado casi una semana después cuando caminaba en cercanías del puesto caminero de Chichinales.

Justo un año después, la maniobra de Chirino fue similar, no importó que su condena estaba a punto de cumplirse y decidió romper el dispositivo y emprender la fuga. 

Comentarios